Conforme con el debate que se está llevando adelante para reducir la jornada laboral, que en la actualidad está fijada en 48 horas semanales, la ministra de Trabajo de la Nación, Kelly Olmos, apuntó contra la Unión Industrial Argentina (UIA) luego de que ayer Julio Cordero, miembro de esa entidad, cuestionara la iniciativa. “Me pareció que esos argumentos fueron muy inconsistentes. Es como justificar la esclavitud diciendo que el ser humano se realiza trabajando”, criticó la funcionaria nacional. “Sí, trabajando, pero en condiciones adecuadas; con los límites adecuados; con salarios adecuados”, agregó Olmos en diálogo con AM 750.

“Aquí no se debate el problema del empleo informal, no está en agenda. Precisamos adaptarnos a la realidad argentina, con los problemas (laborales) que tenemos. Si reducimos la jornada sin ningún tipo de reducción salarial, entonces, ¿qué hacemos? ¿Apuramos a la gente para que trabaje más rápido, aumentando el clima de conflicto laboral?”, planteó ayer Cordero, el representante de la UIA, durante la apertura de la Comisión de Legislación del Trabajo en Diputados.

“No se entiende por qué el Estado viene a disponer una norma, que viene por la ventana, cuando las negociaciones colectivas están en trámite”, agregó el referente.

Tras estas declaraciones, la ministra de Trabajo aseguró esta mañana que “cuando [los empresarios e industriales] se ponen en una posición tan extremadamente en contra, el análisis inicial que hacen es que si se trabaja menos, pero se cobra lo mismo, hay una redistribución a favor de los trabajadores. Y manifiestan no estar de acuerdo, es algo que los moviliza muy en contra”.

Nuevamente, Olmo destacó que es “muy oportuno y correcto” discutir este tema, que ya se trata en todo el mundo. “Es uno de los pocos aspectos en que la legislación argentina está en deuda. Nos regimos por las 48 horas semanales máximas permitidas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y es producto de una ley del 29″, indicó la funcionaria nacional.

Asimismo indicó que la iniciativa previene un marco legal “que fija un horizonte de reducción y lo hace de manera escalonada”. “En general, los estudios señalan que en los procesos de reducción de carga horaria no hay pérdida de productividad, sino al contrario, hay ganancia”, agregó Olmos.

Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil

Hoy, desde las 14, se llevará adelante el encuentro del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil y, sobre ello, la ministra dijo que la idea es avanzar en su adecuación “e introducir algún cambio importante en el seguro del desempleo”.

“Todavía no hay preacuerdo, lo estamos trabajando”, aseguró.

“Ese seguro es un porcentaje del salario mínimo, vital y móvil. En los últimos tiempos siguió la actualización, pero no así los coeficientes, que entendemos quedaron desfasados y eso desestimula la formalización. La gente dice si me formalizo y pierdo el trabajo, lo que hoy llamamos planes sociales le generan una ventaja superior respecto de lo que es el seguro de desempleo, que debería cubrir ese bache”, se explayó Olmos sobre las modificaciones que tienen pensadas desde la cartera que dirige.

Las dos CTA (de los Trabajadores y Autónoma) y la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) impulsarán de forma común, en ese encuentro del salario, una recomposición salarial de al menos el 44% sobre los valores vigentes, informaron los voceros.

Las dos centrales sindicales y los movimientos sociales mantuvieron ayer un encuentro en la sede de la CTA que conduce el diputado nacional del Frente de Todos (FdT) Hugo Yasky, y determinaron una posición común para trasladar al Consejo del Salario. En el encuentro participaron los secretarios generales de las tres organizaciones: el docente Yasky (CTA), el estatal Hugo Godoy (CTAA) y Esteban Castro, de la UTEP.

El último encuentro del Consejo del Salario se realizó el 13 de julio para actualizar el valor del mínimo y, en esa ocasión y por 30 votos a favor, uno en contra (CTAA) y una abstención (CTA), aumentó a 105.500 pesos ese mes, a 112.500 en agosto y a 118.000 en septiembre, ocasión en la que Olmos señaló su “plena satisfacción”.