Con una masiva movilización, la CGT unificada logró unir al peronismo en su primera protesta organizada contra la administración de Mauricio Macri, en la que convocó a un paro nacional "para fines de marzo o principios de abril".
 

 

En el palco, montado en la intersección de las calles Diagonal Sur y Moreno, estuvieron dirigentes gremiales que adhieren a distintas vertientes del peronismo, como el kirchnerismo o el massismo, y líderes de organizaciones sociales y piqueteras.
 

En tanto, en la calles, junto a los manifestantes, marcharon intendentes bonaerenses y políticos de la anterior gestión, como Daniel Scioli o Julián Domínguez.
 

 

El acto central, que estaba pautado en principio para la 16, se adelantó y se llevó a cabo minutos después de las 15. Los oradores fueron los tres secretarios generales de la central obrera, Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña.

 

El primero en tomar la palabra fue Acuña, quien advirtió que la CGT "no va a permitir" que el Gobierno ponga "techo o piso" a las paritarias. "Con el diálogo solo no hacemos nada, queremos respuestas", enfatizó Acuña y reiteró, tal como habían adelantado ayer, que la huelga general será "a fines de marzo o principios de abril". Esto no cayó muy bien en algunos manifestantes, que reclamaron airadamente, con silbidos e insultos, que los dirigentes confirmen la fecha del paro.
 

A continuación fue el turno de Schmid, quien recogió el guante e intentó atender los reclamos: "No estamos aquí para dilatar nuestra protesta. No vinimos únicamente a hacer un diagnóstico, sino que venimos a anunciar que va a haber una medida de fuerza en la Argentina hacia el final de este mes".
 

 

El dirigente del transporte dijo que comprendía "la premura de todos los sectores" para convocar a un paro nacional y apuntó contra el empresariado argentino, al que calificó de "mezquino", por la "absoluta falta de cooperación con nuestros compañeros".


 

Finalmente, fue el turno de Daer, quien volvió a remarcar que el paro nacional aún no tiene fecha, lo que exarcebó los ánimos de los manifestantes. "La fecha ya está puesta, si el Gobierno no rectifica sus medidas, los primeros días de abril habrá un paro de 24 horas".