No para ni un segundo. Dice que le cuesta dormir en las noches porque piensa a cada rato qué hacer para poder ayudar a sus vecinos. Y, cada día que pasa siente que tiene más energía para seguir ‘tendiendo puentes‘, con el fin de asistir a las familias más afectadas por las intensa lluvias y la inundación.

Ella es Mariela Torés, una sanjuanina que desde hace más de 30 años vive en Comodoro Rivadavia y que está sufriendo en carne propia una de las inundaciones más grandes de los últimos años en el país. Mariela contó cómo hacen para sobrevivir día a día, cuáles son las necesidades más urgentes de los afectados y algunas historias que la marcaron para toda la vida. Incluso invitó a los sanjuaninos a que ayuden desde la provincia, pues ella tiene familiares que están llevando a cabo una campaña (ver aparte). 

Mariela se fue de San Juan cuando tenía 12 años, en 1986. Vivió su infancia en Caucete y recuerda cada momento del terremoto que dejó una huella en la provincia. De hecho, está convencida de que haber vivido el devastador sismos sanjuanino de 1977, en el departamento que la vio nacer, la inspiró a dar una mano sin importar nada, en Comodoro Rivadavia.

‘Este desastre me trajo a la memoria todo lo que viví en el terremoto de Caucete. Tengo intactas las imágenes de ese momento y recuerdo hasta el color de la ropa que me estaban poniendo y recuerdo el drama de la gente. Ahora, ver a Comodoro destruido me dolió de igual manera. Me da la impresión de que esto es peor, el agua es avasalladora. Entró por todos lados y se llevó todo. No había lugar para resguardarse‘, dijo al comenzar la charla.

Justo en el día que Comodoro Rivadavia fue declarada zona de desastre, Mariela dijo que siente que cada día que pasa, y mientras ve que el agua no les da tregua, es más valiente. Además admitió que descubrió una veta solidaria de ella y su familia, que no conocía.

Todos los días recorre Comodoro con su camioneta llena de donaciones, planifica dónde buscar bidones de agua, colchones y ropa para llevar a los afectados, presta sus camiones para trasladar evacuados y hasta albergó a una familia en su propia casa. Sin embargo, siente que todo lo que hace es poco y eso la lleva a que en las noches casi no descanse. ‘Pienso todo el día cómo ayudar.

Hasta hace unos días no era amiga de las redes sociales, pero ahora estoy todo el día en Facebook compartiendo dónde buscar donaciones o dónde ayudar‘, dijo y contó que muchos conocidos le dijeron que dejara de salir tanto a la calle por el riesgo que corre, pero ella no los escucha. Incluso contó que a esos conocidos les pidió que ayudaran desde sus hogares lavando la ropa de las personas que perdieron todo. ‘Es que acá está todo lleno de barro. Sí o sí tenemos que lavar todo‘, dijo.

La sanjuanina contó que comenzó ayudar desde el principio del temporal, hace 9 días. Esa noche, con su marido fueron a buscar a unos amigos que viven en una de las zonas más inundadas, pero no llegaron a auxiliarlos, y en ese momento improvisaron y la ayuda la destinaron para los primeros que se cruzaron en su camino.

‘Esa noche llegamos a la entrada de un barrio, en donde el agua superaba el 1,80 metros. Las familias estaban en los techos y con los celulares y linternas nos hacían señas para que los viéramos, pero no podíamos llegar. Cuando dimos la vuelta para volver, la gente nos gritaba que no nos fuéramos y que los auxiliáramos. Eso me quedó marcado y algún día voy a volver a ver a esa gente para explicarles porqué no llegamos‘, dijo con la voz quebrada. Desde esa noche, no paró. Escucha radio todo el día y en un anotador escribe dónde dan donaciones y dónde las necesitan, para después buscarlas y repartirlas. 

Ella está en su casa sin agua desde hace una semana y dijo que al igual que su familia hay miles de personas. ‘Y cuesta un montón conseguir agua envasada‘, agregó y contó que entre las necesidades más urgentes piden agua, lavandina, leche, alimentos no perecederos, ropa, calzados, frazadas y hasta bolsas de nailon para juntar las donaciones.

Para ayudar desde San Juan


Mariela Torés dejó en San Juan a muchos familiares. Todos se preocuparon ella y su familia. Y la solidaridad que Mariela les transmitió los contagió a tal punto que organizaron una campaña para juntar donaciones para los afectados en Comodoro Rivadavia. Una vez que este grupo junte mucha cantidad de donaciones, Mariela enviará un camión de su empresa de Comodoro para que retire todo y lo reparta en el pueblo sureño.

Los interesados en colaborar (piden hasta cajas y bolsas de nailon), pueden llevar las donaciones a Transportes Rodríguez Hermanos, ubicado en Juan Jufré 454 (Este), o comunicándose al 2646707145 o al 2645046812. Esta no es la única campaña que en San Juan. Otros que también empezaron a juntar donaciones para ayudar a los damnificados, son los integrantes de la peña de San Lorenzo en la provincia. Los interesados pueden llamar al 2644451352.

 

Colapsó la ruta 3 y complica la ayuda


Sobre llovido...Un camión cayó ayer en medio de una grieta gigante a la altura del Km 1700 de la ruta nacional 3 y bloqueó el tránsito. Vialidad trabaja en la zona intentando la remoción.


La ruta nacional 3 que une Comodoro Rivadavia con Trelew, en la provincia de Chubut, colapsó ayer a la altura de la localidad de Garayalde, por la caída de la cabina de un camión que abrió un pozo en la traza vial, lo que impide el acceso por el norte de los vehículos con ayuda para los damnificados por las lluvias y el ingreso o salida a la ciudad, informaron fuentes oficiales.

‘Tenemos un corte importante en la ruta y vamos a tener que buscarle la solución‘, dijo el intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares. El viceintendente, Juan Pablo Luque, aseguró que ‘la situación es bravísima y complicada. Esto es un desastre para la recuperación de la ciudad porque desde allí llegan los camiones con ayuda y donaciones‘. ‘La zona en la que se hizo el pozo no tiene una calzada completa, lo que impide que se abra un camino al costado para pasar‘, agregó Luque.

Desde la municipalidad del distrito, se informó la decisión de colocar en el lugar para recuperar el camino un puente Bailey, que es un puente portátil prefabricado diseñado para uso militar. 
La cabina del camión cayó al vacío esta madrugada cuando la ruta cedió al ser socavada por el agua de las lluvias en el Km 1691, aunque el chofer, que sólo sufrió algunas contusiones, pudo salir del vehículo por sus propios medios. El Gobierno Nacional, provincial, municipal y de Defensa Civil ya trabajan en la zona para tratar de recuperar la vía de acceso a la ciudad que desde hace más de una semana es afectada por las lluvias, que dejaron un muerto y 3.000 evacuados.

Por la rotura de la ruta 3, vía de comunicación de Comodoro con el centro y norte del país, el enviado de Télam pudo ver una fila de camiones que buscan abandonar la ciudad por la zona norte. Autoridades locales se disponían a realizar un vuelo en un helicóptero del Ejército para hacer un diagnóstico de la situación.

En tanto, continuaban hoy los trabajos para quitar el barro de las calles y dirigir el agua hacia las bocas de tormenta sobre los canales pluviales en Comodoro Rivadavia, donde ayer salió el sol, pero el número de damnificados por el temporal de lluvias asciende a 100.000 personas. En medio de este panorama crítico, el gobierno de Chubut decretó la emergencia climática para toda la provincia devastada por el fuerte temporal de lluvias que provocó daños y destrozos en varias localidades. Cayeron 400 milímetros de agua en 10 días, la media que cae en 5 años.

Créditos a tasas bajas del Nación


El Gobierno nacional anunció la puesta en marcha de un programa de créditos a tasas bajas destinado a los damnificados por las lluvias e inundaciones que afectó a varias provincias. Así lo indicó ayer el ministro del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio, al señalar que el presidente Mauricio Macri ‘le solicitó al Banco Nación una línea de crédito especial para ayudar a los damnificados‘.

En el caso de los ciudadanos particulares el monto del crédito alcanzará los 80.000 pesos, mientras para la actividad comercial será de hasta 150.000 pesos, con un interés a tasa anual nominal fija del 20% para ambos casos. ‘Hay que estar cerca y dar respuestas’, dijo Frigerio.