Son, por ahora, investigaciones preliminares, pero empiezan a mostrar, de la peor manera -la muerte- lo que ocurrió en Olavarría, en el descontrol mortal del recital del Indio Solari. Los cuerpos de los dos fallecidos empiezan a hablar y lo que dicen, por ahora, no dan una hipótesis concluyente. De todos modos, recién el lunes,  estarán las autopsias definitivas.

 

Fuentes seguras involucradas en el operativo desplegado tras el desmadre de la noche del sábado confirmaron que el hombre NN de entre 25 y 30 años murió tras un "paro cardiorespiratorio traumático" que podría tener como causa consumo de drogas. "No tiene heridas internas ni externas, pero igual se investiga como posible homicidio", indica el portavoz que pide reserva de identidad y que, antes de hablar con este medio, tuvo contacto con los médicos que intervinieron en las pericias.

 

El segundo caso, de apellido De León y de 42 años de edad, la situación es aún más incierta, ya que además de no presentar lesiones ni golpes, el motivo del deceso es un coágulo que impidió la circulación sanguínea desde y hacia el corazón. Llevaba entre sus ropas cigarrillos de marihuana. "Tenía excoriaciones leves que no implican para nada el deceso", admite el vocero, aunque no descarta que esa derivación clínica pueda tener relación con la participación en el típico "pogo ricotero", por el que los participantes del recital saltan y se entrechocan con más o menos violencia.

 

Si bien los informantes no lo descartaron, admitieron que los estudios iniciales sobre los cuerpos de las personas fallecidas no tendrían rastros de heridas mortales producidas por aplastamientos o heridas compatibles con una avalancha humana. "No se puede descartar que la tensión y las presiones que hubo en el recital hayan desencadenado la muerte, pero por ahora tampoco se puede dar como definitorio que sí fallecieron por eso", afirmó el vocero.

Fuente: Clarín.-