Lázaro Báez, el empresario detenido en el Servicio Penitenciario Federal de Ezeiza, debió ser trasladado al Hospital de Clínicas donde se somete a estudios médicos por pedido de Cuerpo Médico Forense, tras sufrir una arritmia.

La decisión del traslado la ordenó el juzgado criminal y correccional de Lomas de Zamora a pedido de la defensa de Báez. Sus abogados interpusieron un hábeas corpus para que se le realicen "amplios estudios médicos" luego de la evaluación realizada en el Hospital Penitenciario.

Báez, en prisión desde el 5 de abril de 2016 por presunto lavado de dinero en la causa conocida como "La Ruta del Dinero K", fue trasladado en la noche del martes al Hospital de Clínicas. Permanecerá allí para la realización de estos estudios, como un holter cardiológico a raíz de las arritmias que padece y que serían preexistentes a su detención, según informa TN.

El detenido empresario ya había sido trasladado en otras oportunidades a un centro de salud por un cuadro de arritmia en prisión. La última vez había sido en junio de 2017, al sanatorio Los Arcos de Palermo, después que los médicos del SPF detectaran que le dieron mal los resultados de un "holter" que le practicaron, por lo que lo sometieron a nuevos estudios en el centro de salud privado.

A mediados de noviembre pasado declaró en el juicio por La Ruta del Dinero K: dijo que lo "apretaron" para que involucrara a "al peronismo y a Cristina Kirchner", al exponer en el proceso en el que es juzgado por el lavado de más de U$S60 millones. Se defendió de las acusaciones, negó que sea testaferro de los Kirchner y dijo que es "una víctima de una campaña atroz por parte de los distintos poderes reales de nuestro país", al declarar en los tribunales federales de Retiro.

En la audiencia se definió como "una víctima de una campaña atroz, que incluyó la detención de políticos demonizados para quedarse con todo" y consideró que "inventaron causas sobre causas". Aseguró que fue "víctima de los servicios (de Inteligencia) para acusar a Cristina Kirchner", e indicó que además lo "apretaron" para que involucre al peronismo en la causa. "Queda claro que me pusieron en una encerrona para que culpe a la señora Cristina Kirchner y a su gobierno. Pero no pudieron doblegarme como sí ocurrió con otros", planteó, en su declaración del 20 de noviembre.

Fuente: TN