Un fuerte estallido sorprendió a vecinos y transeúntes de la avenida Lafinur. Ismael Bustos, un hombre de 25 años que trabaja en una gomería, inflaba una cubierta de tractor cuando ésta explotó y lo arrastró hasta la calle. Los vecinos intentaron reanimarlo: el joven estaba boca arriba en la calle, con una herida profunda en la cabeza. Había perdido mucha sangre. Cuando llegó la ambulancia, lo trasladaron rápidamente al Hospital San Luis.

 

 

La explosión fue alrededor de las 20, de este martes, e hizo volar el vidrio frontal del local. Bomberos y policías auxiliaron al herido y a Horacio, su compañero de trabajo, que estaba shockeado y casi no podía hilvanar las palabras.

 

Con prisa y sin pausas, Horacio cerró la gomería que nunca duerme y partió al hospital para acompañar a su amigo. Ismael era tratado en el Shock-room y los médicos informaron que había sufrido lesiones graves en el rostro,  según detalló un vocero del Ministerio de Salud.

 

Fuente: El Diario de la República