Un hombre de 45 años fue asesinado hoy a balazos por dos delincuentes que lo interceptaron para robarle la moto cuando salía de su vivienda en la ciudad de Córdoba para ir a trabajar, informaron fuentes policiales.

Antes de ser asesinada, la víctima entregó a los asaltantes su moto y les pidió que no lo mataran: "Tengo dos hijos, no me maten", les dijo, según contó esta mañana su suegra.

De acuerdo a lo que se conoce de la investigación preliminar, el hecho sucedió alrededor de las 6 de esta mañana sobre la calle Fulgencio Montemayor al 2300, del barrio Yofre Norte, cuando Sebastián Villarreal (45) salía de su vivienda a bordo de su moto para dirigirse a trabajar a una empresa de plásticos de la ciudad de Córdoba.

En esas circunstancias, el hombre fue abordado por dos delincuentes que se movilizaban en otra moto y que para robarle le efectuaron dos disparos que impactaron en el pecho de la víctima, y luego se dieron a la fuga llevándose el rodado sustraído.

Tras ello, los dos criminales huyeron en la moto en el que habían llegado y en la de Villarreal, quien como consecuencia de los disparos murió en el lugar.

"Salía a trabajar como todos los días, venían dos en moto, le pidieron la moto, él les entregó y pidió que no lo maten. Tengo dos hijos, les dijo, pero igual lo acribillaron", manifestó a los medios locales Olga, suegra de la víctima.

Una vecina relató que al sentir ruidos afuera se asomó y escuchó cuando la víctima le decía: “llévate la moto, por favor no me dispares que tengo dos hijos”, seguidamente escuchó los disparos de arma de fuego.

"De pronto, lo vi tirado en el piso", explicó la mujer, aún sorprendida por lo que había sucedido con su vecino.

"Por favor papá no nos dejes, fuerza por favor, quédate con nosotros”, gritaban los hijos que salieron en auxilio de su padre y que los vecinos trataban de calmar.

Melisa, concuñada de la víctima, manifestó a canal 12 local, que fue una muerte innecesaria: “Le entregó la moto, le dijo que tenía hijos y lo mataron igual”, expresó muy acongojada la mujer, quien añadió que “lo que sucedió afecta a toda la sociedad. Toda la familia está viviendo con dolor y miedo”.

Asimismo, agregó que “es tremendo pensar en un futuro con inseguridad, con violencia y sin poder salir de la casa, creo que ya no quedan esperanzas”.

También Ricardo, hermano de la pareja de Villarroel, dijo que siente “mucha bronca” por el homicidio, al destacar que su cuñado “vivía para el trabajo y sus hijos”, y agregó que “lo mataron como a un perro. No les importan nada porque reciben condenas leves y salen en libertad”.

Por su parte, el subjefe de la policía provincial, comisario Alejandro Mercado, estuvo en el lugar del hecho y se reunió con la familia de la víctima, tras lo cual dijo al canal 12 de Córdoba que los homicidas son "dos motochorros los que le han quitado la vida".

“Es un hecho aberrante lo que ha ocurrido”, añadió el funcionario policial y desde el Ministerio de Seguridad se “trabaja diariamente en el combate contra los delincuentes y contra la droga” que, según dijo el tema de la droga es una de las principales causas de que ocurran estos delitos.

La causa se encuentra en manos del fiscal de instrucción Andrés Godoy, quien ordeno las medidas procesales para la identificación y detención de los homicidas, por el momento prófugos.

De acuerdo a los datos policiales, entre enero y febrero de este año totalizan 18 personas asesinadas en Córdoba, mientras que el 2023 cerró con más de un centenar de casos.