Dan empleo. Mauricio Macri aseguró que "las pymes son el corazón de la Argentina y el motor que recorre el país llevando sueños" y adelantó que promoverá una nueva ley para darles más herramientas para fomentar la producción.

 

 

En el marco del Día Internacional de las Pymes, el presidente Mauricio Macri anticipó el paquete de medidas económicas que adoptó el gobierno para beneficiar a las pequeñas y medianas empresas de frontera y también anunció que habrá una nueva ley para el sector.

Una de las medidas más trascendentes es que se adelantará 2 años el Mínimo no Imponible de 12 mil pesos para las contribuciones patronales fijado en la reforma tributaria recién para 2022, para los comercios minoristas que estén registrados en la Ley Pyme. El beneficio sólo estará disponible para las empresas radicadas en las provincias con alícuotas de Ingresos Brutos para comercios minoristas de hasta 3% en 2018.

El adelanto del Mínimo no Imponible era un pedido ampliamente extendido porque con esta medida los productores aseguraron que habrá una reducción en el costo de contratar mano de obra que, en el caso de las producciones regionales, por lo general, es de carácter intensivo.

A sabiendas de la acuciante realidad que vive el sector de las pymes y las economías regionales, Macri reveló

este beneficio a los empresarios de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) a quienes les hizo conocer las decisiones que adoptará el Gobierno de forma inmediata para intentar paliar el vendaval que enfrentan las economías regionales debido a una serie de factores vinculados a la suba de costos, la caída del mercado interno y la falta de financiamiento.

La medida alcanza 8.100 establecimientos y 40.000 puestos de trabajo. Se trata de un esfuerzo compartido con las provincias ya que estará disponible sólo para aquellas provincias con alícuotas de Ingresos Brutos para comercio minorista de hasta 3 por ciento en 2018.

También, Macri anunció la reglamentación de los artículos 10 y 11 de la Ley Pyme, que establecen beneficios fiscales e impositivos para las provincias de frontera y economías regionales.

Otras medidas clave del paquete fueron anunciadas previamente por el ministro de la Producción, Dante Sica, son la extensión del Ahora 3, 6, 12 y 18, que vencía el 30 de junio, hasta diciembre con tasa subsidiada; el relanzamiento de línea de inversión productiva al 29% anual a través del Banco Nación y la tan esperada reglamentación del artículo 10 de la Ley Pyme. Además el Gobierno se comprometió a trabajar con CAME y los bancos en un programa para fortalecer el consumo en ciudades de frontera.

Los empresarios le pidieron al Presidente tasas diferenciales para las pequeñas y medianas empresas, bajar el costo argentino (sobre todo en materia impositiva laboral) y mayores facilidades de acceso a crédito para poder invertir y crecer. "En logística tenemos los costos más altos de Latinoamérica", reconoció Macri y agregó "estamos lejos de dar las herramientas que tienen las pymes en la región, pero estamos trabajando para ello, reduciendo los problemas estructurales". Además habló de bajar impuestos nacionales, provinciales y municipales.

La entidad respaldó la actualización del tipo de cambio porque permite mejorar la competitividad frente a los países vecinos, pero solicitó que se acompañe con políticas que permitan garantizar la previsibilidad y estabilidad del mercado.


 

Peña admite baja del 1% para el PBI durante 2018

 


El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo ayer que la previsión oficial de crecimiento económico para este año fue revisada a la baja, a un 1 %, como consecuencia del impacto de la sequía, el alza del precio internacional del petróleo y las turbulencias en los mercados financieros.

"Aun teniendo en cuenta el muy buen desempeño de la economía en el primer trimestre del año, revisamos a la baja el pronóstico de crecimiento para 2018, del 3% a alrededor del 1 %", dijo ayer Peña al presentar su informe de gestión en el Senado.

Según informó este martes el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, la actividad económica en Argentina registró en abril pasado una bajada del 0,9% con respecto a igual mes de 2017 y una caída del 2,7% respecto a marzo último, un desempeñó que Peña achacó a los efectos de la sequía.

"La actividad económica se contrajo 0,9% como consecuencia de la caída del 31% del sector agropecuario, pero el resto de los sectores siguieron mostrando crecimiento. Excluyendo al sector agropecuario, la actividad económica en abril creció un 3,3 %", aseguró Peña.

Con todo, reconoció que "en los últimos meses hubo tres factores que complicaron la economía: la sequía, la más intensa en años, que condujo a una fuerte caída en la producción agrícola y los ingresos por exportación; la suba del precio mundial del petróleo; y, especialmente, una fuerte volatilidad en los mercados financieros".

Precisó que la sequía implicó una pérdida de "algo más de un punto de crecimiento real del PBI y una reducción de las exportaciones equivalentes a 8.500 millones de dólares".

 

Miércoles negro en la Bolsa y dólar a $28,05

 

Pese a la mejora en la nota de las acciones argentinas por parte de JP Morgan, que pasaron de ser consideradas "de frontera" a ser admitidas en el grupo de "mercado emergente" no alcanzó para sostener al índice Merval, que lleva cuatro días de caída. Así, la Bolsa de Comercio porteña vivió otro miércoles negro.

El Merval de acciones líderes se desplomó un 9%, el riesgo país -por la persistente caída de los títulos de la deuda pública- saltó a cerca de 580 puntos y volvió a niveles similares a los de octubre de 2015. Por último, el dólar minorista volvió a saltar por encima de los 28 pesos al cerrar a $28,05.

Según el promedio diario que elabora el Banco Central, el dólar minorista cerró la jornada con una suba de 32 centavos frente al cierre anterior ($27,73). En algunos bancos privados, en tanto, la divisa llegó a $28,40.

En su licitación de ayer, el BCRA adjudicó el total de U$S 100 millones, con un precio promedio (y mínimo) de $27,20. La suba se relaciona con la llegada del fin de mes y las tensiones internacionales.

Las cifras reflejan el nerviosismo que se instaló entre operadores y analistas financieros, que se preguntan si el Gobierno está en capacidad de enfrentar los desafíos de un ajuste severo, como el que se comprometió a encarar ante las autoridades del FMI. Y qué impacto puede tener ese ajuste, de llevarse completamente adelante, en la intención de voto de cara a las elecciones presidenciales de 2019.

El principal índice bursátil porteño se desplomó 9% en una jornada en que hubo papeles que llegaron a caer más del 15%. Los bonos de la deuda siguen también en caída, lo que llevó el riesgo país a niveles cercanos a los 580 puntos, una cifra similar a la de septiembre de 2015. Los papeles de la deuda argentina ya llegan a rendir 9%.

Para el caso de papeles que cotizan en Nueva York, las caídas de acciones financieras superaron el 10%, para el caso de Supervielle o Grupo Galicia. En el año, estos papeles acumulan pérdidas superiores al 50%.