El presidente Mauricio Macri se reunió en la residencia de Olivos con el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, y luego participó en un encuentro de coordinación de Gobierno.

 

 

Los funcionarios llegaron unos minutos antes del mediodía. A la casa del Presidente arribaron los dirigentes de la primera línea del Gobierno:estuvieron allí el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la canciller Susana Malcorra y el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana.

 

El motivo del encuentro era importante: resolver el endurecimiento de los controles migratorios antes de la partida de Macri a la costa bonaerense.

 

El presidente viajó al complejo de Chapadmalal, ubicado unos 20 kilómetros al sur de Mar del Plata, acompañado por su esposa, la primera dama Juliana Awada, y el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis. En la playa, con jóvenes del Barrio 31 de la Ciudad de Buenos Aires que participan de un programa social dirigido a chicos y adolescentes.

 

Antes de viajar, Macri dejó firmado un documento clave: el decreto que endurece y refuerza los controles en las fronteras de la Argentina. Ahora, solo falta la publicación oficial para que se modifique definitivamente la Ley de Migraciones.

 

El texto del decreto que endurecerá los controles migratorios ya está terminado y solo faltaba la firma del presidente, Mauricio Macri. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, explicó que la iniciativa tiene tres ejes: "Aquel que cometió un delito en su país, no entra en la Argentina; aquel que comete un delito estando en la Argentina será expulsado de manera rápida (en un plazo de tres meses); y aquel que ya cometió un delito hay que esperar a la mitad de la condena, pero inmediatamente se le va a sacar su residencia".

 

Fuente: Infobae