El presidente Mauricio Macri anunció la puesta en marcha de un plan público-privado para la construcción de 100.000 viviendas y la creación de 100.000 empleos, y destacó la importancia del "diálogo maduro" como herramienta para "sentarse alrededor de una mesa" y llegar a ese tipo de acuerdos.

 



Además, señaló a "la viveza criolla" como una de las causas que llevó a la Argentina a tener "un tercio de la población en situación de pobreza"; aseguró que "ya no tenemos más excusas" y hay que "demostrar que aprendimos de nuestros errores"; y sostuvo que en el país no se pueden aceptar más "comportamientos mafiosos".



Con estos argumentos, definió como "fruto del diálogo, del diálogo maduro", al Acuerdo Federal por la Construcción cuya firma encabezó en la Casa de Gobierno y que tiene como objetivo la reactivación del sector, a partir de la construcción de 100.000 viviendas y la generación de 100.000 puestos de trabajo.

 

"Lo que estamos haciendo hoy es fruto del diálogo, de un diálogo maduro, con representantes de los sindicatos, de las empresas, de la banca, del gobierno (nacional) y de los gobiernos (provinciales)", expresó Macri durante el acto, del que participaron el titular de la Cámara de la Construcción, Gustavo Weiss; y los secretarios generales de los sindicatos de la Uocra, Gerardo Martínez, y de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri, entre otros.

 

Asimismo, el jefe de Estado consideró que "la responsabilidad de todos los dirigentes es entender cómo logramos reducir la pobreza a partir de generar más trabajo" y advirtió que "no se trata de quién es el más fuerte ni el más vivo".



En ese plano, sostuvo que "la viveza criolla nos llevó a un tercio de población en situación de pobreza" y aseguró que "ya no tenemos más excusas, tenemos que demostrar que aprendimos de nuestros errores".



Además, tras destacar la masividad de las manifestaciones del sábado último convocadas a través de las redes sociales con la consigna de apoyo a la democracia, el Presidente subrayó que en el país "no podemos aceptar más comportamientos mafiosos".

En ese sentido, sostuvo que ese tipo de comportamientos está presente "en los sindicatos, en las empresas, en la política, en la Justicia", pero señaló que "por suerte son minoría".

"Pero tenemos que combatirlos porque no podemos aceptar que nadie se crea el dueño de este país ni el dueño de nuestro futuro y con el derecho a poner palos en la rueda sistemáticamente", postuló Mauricio Macri, quien reafirmó su compromiso, "con más convicción que nunca", de "dar esa batalla" para "sacar el poder a cada uno de esos mafiosos porque no construyen futuro".