En las últimas semanas empezaron a funcionar los nuevos controles migatorios para detectar pasajeros aéreos que tengan antecedentes. El plan incluye deportaciones exprés y ya fue publicado en el Boletín Oficial a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del presidente Mauricio Macri.

 

Aumenta el control migratorio

 


Con los controles aéreos en funcionamiento la Casa Rosada ahora va por el transporte terrestre y ya trabaja en el desarrollo de un plan similar al API (Sistema de Información Anticipada de Pasajeros) para replicar los controles en los usuarios de micros de larga distancia. Al igual que en el caso de las líneas aéreas el Gobierno le pedirá a las empresas de ómnibus información de los pasajeros, indica Clarín.

 


Las empresas de aerotransporte comunican con la API el nombre y apellido del pasajero, pasaporte o documento, número de viaje y el ticket de equipaje. El problema es que aunque para estas compañías el pedido resulta muy simple las empresas de transporte terrestre por el momento no pueden brindar estos datos, ya que no existe un sistema en línea para concentrar los datos de sus pasajeros.