Prueba PISA. Ayer se conocieron los resultados de las prueba PISA, tomadas a 12.000 alumnos de 15 años de todo el país en octubre pasado y evaluadas por la OCDE.


Es un dato que pone de cabeza a la Educación: Un 52,1% de estudiantes argentinos de 15 años no comprende lo más básico de un texto, según un informe internacional. Además, siete de cada diez alumnos aún no pueden resolver un cálculo sencillo, según los resultados de un programa dependiente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Los indicadores del 2018 difundidos ayer corresponden a un informe del programa internacional para la evaluación de estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés).

En Lengua, los alumnos argentinos obtuvieron 406 puntos y mejoraron seis puntos respecto al 2012, en Matemáticas 379,4 con un descenso de 8,9 puntos y en Ciencias 404 con un descenso de dos puntos respecto a seis años atrás, indicó el Ministerio de Educación.

Si se toman en cuenta a los 77 países de todo el mundo que participaron el año pasado de la prueba, Argentina ocupó el lugar 63 en Lengua, 71 en matemáticas y 65 en Ciencias, mientras que en la región sólo superó el promedio en Ciencias.

La prueba PISA hizo foco en la lectura y en la comprensión de textos y, en este renglón, Argentina registró un avance de seis puntos respecto a la última prueba de la que participó, en 2012, ya que en el 2015 si bien los alumnos rindieron las evaluaciones, la OCDE anuló la participación por deficiencias en el registro estadístico.

En cuanto al promedio de Lectura, en 2018 Argentina obtuvo 401,5 puntos frente a los 396 de hace seis años, aunque este puntaje la ubica por debajo del promedio regional y sólo por arriba de Perú, Panamá y la República Dominicana. En la región, el puntaje más alto lo obtuvo Chile con 452 puntos, seguido de Uruguay con 427 y Costa Rica con 426 puntos.

En Lengua, sin embargo, pese al avance de seis puntos, el 52,1% de los estudiantes se ubicaron en el nivel más bajo de rendimiento o por debajo de éste, lo que implica que los alumnos "sólo pudieron realizar las tareas más simples frente a los textos presentados", detalla un informe del Ministerio de Educación.

En Matemáticas, la caída fue más notoria ya que se obtuvieron 379 puntos, nueve puntos abajo de las pruebas del 2012 (388), lo que la ubica por debajo del promedio de Latinoamérica, y sólo por arriba de Panamá (353) y República Dominicana (325). En esta asignatura los puntajes más altos de la región fueron para Uruguay (418) y Chile (417).

"La proporción de estudiantes con niveles de desempeño bajos o muy bajos en Matemáticas muestra una tendencia creciente a lo largo de los años", destaca el Ministerio. El 31% alcanzó un nivel básico de aprendizaje, mientras que el resto está en un nivel bajo. Lo que implica que "sólo pudieron resolver problemas que requieren procedimientos rutinarios, siguiendo indicaciones simples". "Del 69% que está bajo en Matemáticas el 40,5 está más abajo. Son muy pocos los estudiantes que se pueden situar en los niveles más avanzados", detalló la cartera educativa.

A nivel mundial, el promedio más alto es para los alumnos chinos con 591,3 puntos y Argentina ocupa el lugar 71 en Matemáticas, por arriba de Indonesia, Arabia Saudita, Marruecos, Kosovo, Panamá, Filipinas y Dominicana.

En tanto, en Ciencias los alumnos argentinos obtuvieron 404 puntos, sólo dos puntos por debajo de las pruebas del 2012. A nivel mundial Argentina ocupa el lugar 65.

Los alumnos argentinos de 15 años no pueden "identificar la idea principal en un texto de longitud moderada, encontrar información basada en criterios explícitos, ni pueden reflexionar sobre el propósito y la forma de los textos cuando se les indica explícitamente que lo hagan", según divulgaban ayer medios nacionales. Y un 25,7% apenas si alcanzan esa comprensión básica. En la otra punta, apenas el 1% de los estudiantes argentinos alcanzaron los mejores resultados en lectura.

  • "Alto interés" en pobreza y desigualdad

Los alumnos argentinos mostraron un "alto interés" en temas globales, ya que "el 90% mencionó conocer sobre pobreza, interdependencia económica, la migración, la desigualdad, los riesgos ambientales, los conflictos, las diferencias culturales y los estereotipos", de acuerdo a la evaluación.

Indican además que entre un 40% y un 60% de los alumnos también podría dar una explicación sobre esos temas. Estas preguntas, que formaron parte de los factores asociados al aprendizaje tomados en la prueba, revelaron además que el 76% de los estudiantes manifestó conocer el tema de la igualdad de género y poder explicarlo y el 72% aseguró que puede explicar las causas de la pobreza.

En tanto, las preguntas revelaron que la brecha educativa entre estudiantes de escuelas estatales y privadas es significativa a favor de esta última, al igual que con los alumnos que asisten a secundarias rurales y de pueblos respecto a los de las grandes ciudades.

Por otra parte, siete de cada diez alumnos manifestó sentirse parte y no sentirse solos en la escuela. La diferencia en el rendimiento entre los estudiantes que están en la edad adecuada a su grado respecto a los que tienen un año de sobre edad, es de 60 puntos.

A diferencia de otros operativos de evaluación, PISA no mide cuánto saben los alumnos sobre el contenido curricular ni sobre conocimientos generales, sino que busca conocer cuánto comprenden, resuelven y comunican resultados de situaciones "del mundo real".

- El ministro pide "buscar remedio"

El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, afirmó que "hay que buscar el remedio a estos datos que dan este tipo de evaluaciones que son serias, pero también hay que tener en cuenta el umbral del que se parte". "No es lo mismo los datos educativos de un país con su tejido social dañado que los que tienen dos PBI ahorrados", añadió, y recordó que "la OCDE nos criticaba porque en las pruebas Aprender tomábamos preguntas de contexto, pero son ellas las que también nos pueden dar pistas por dónde hay que mejorar".

- Tucumán quedó al fondo de la tabla

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires fue el distrito que más puntaje obtuvo en la prueba PISA en las tres áreas evaluadas: Lengua, Matemáticas y Ciencias. Tucumán, por su parte, quedó por debajo del promedio nacional.

Los datos surgen del informe "¿Cómo le fue a Argentina en las pruebas PISA 2018?", de Víctor Volman y Axel McCallum, del Observatorio Argentinos por la Educación.

En términos sub-nacionales, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (454) se ubica por encima del promedio nacional de Lengua, con un retroceso de 21 puntos con respecto a PISA 2015. Córdoba obtiene 427 puntos y la provincia de Buenos Aires, 413. Tucumán, con 389 puntos, se ubicó por debajo del promedio nacional (402). El puntaje de Ciudad Autónoma de Buenos Aires es similar al de Chile (452 puntos).

En ese sentido, Gustavo Iaies, director de la escuela de Gestión Educativa de ESEADE, explicó: "Podemos pensar en jurisdicciones para las que hicieron la experiencia provincial, y casi nos lleva a una dependencia directa del nivel socioeconómico: dime de qué casa vienes y te diré los resultados educativos que tendrás". A su vez, agregó: "Las elites argentinas se han achicado, casi no tenemos niños y jóvenes que compitan en la elite mundial. Estamos destinados al lote de atrás, y eso es también muy grave. Si hay talento, no aparece acá. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), el distrito más rico, cae también".

En Matemáticas, CABA (434 puntos), Córdoba (400 puntos) y Buenos Aires (387 puntos) obtuvieron puntajes que superan el promedio nacional (379 puntos), mientras que Tucumán (364 puntos) quedó por debajo del promedio nacional. CABA muestra un retroceso de 22 puntos con respecto a PISA 2015, cuando había obtenido 456 puntos en Matemática. En 2018, el puntaje de CABA se ubica por encima de los mejores países latinoamericanos (Uruguay encabeza con 418).

En Ciencias también se observa que CABA (455 puntos), Córdoba (427 puntos) y Buenos Aires (413 puntos) obtuvieron puntajes superiores al promedio nacional (404 puntos), mientras que Tucumán (389 puntos) queda por debajo. CABA muestra un retroceso de 20 puntos con respecto a PISA 2015, cuando había obtenido 475 puntos en Ciencias. El puntaje de CABA se ubica por encima de Chile (444), el país latinoamericano que lidera.