El diputado nacional por el Frente para la Victoria, Máximo Kirchner , aseguró hoy que es "muy sano" que los manifestantes hayan "interpelado" a los jefes de la CGT durante la marcha de ayer por no fijar la fecha del paro general.


En una entrevista con Radio 10, el líder de La Cámpora sostuvo que las masivas protestas de los últimos días son "las consecuencias" de la medidas económicas del Gobierno de Cambiemos. Consultado sobre el reclamo de los asistentes a la movilización a la CGT, el hijo de la ex presidenta afirmó: "No recuerdo una situación de ese calibre y creo que es muy sano que eso suceda, que quienes asisten a un acto interpelen a quienes tienen la oportunidad de estar arriba de una tarima, conducir y decidir".

 

Máximo Kirchner

 

Según el legislador, la cúpula de la central obrera debe interpretar el mensaje de los manifestantes. "Nadie debe enojarse por la interpelación, sino que debe asumirla y representarla". Y sugirió que los gremialistas podrían tener "temor" de lanzar una huelga contra la administración de Mauricio Macri .

 

"No dudo de la combatividad de [Juan Carlos] Schmid. Lo vi pararle a Cristina por [el impuesto] ganancias y con asistencias muchos menores. Puede haber temor respecto de las consecuencias de asumir la representación de los trabajadores. En el gobierno de Cristina había total libertad de hacer un paro", apuntó. Respecto de los motivos por los cuales la CGT no definió el paro, el diputado indicó que "es evidente que hay algo en el medio que no se comprende y no se entiende, por ahí es el miedo".

 

Máximo Kirchner volvió a cuestionar el rumbo económico. "Lo que se puede observar en estos días son las consecuencias de un plan económico planificado, que el Gobierno está llevando adelante en plena consciencia, no es que algo está saliendo mal", señaló.

 

Los integrantes del triunvirato que conduce la CGT, Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, responsabilizaron a sectores kirchneristas por los incidentes ocurridos durante la masiva marcha de ayer. Para Máximo Kirchner, los sindicalistas intentan ocultar con esa acusación el reclamo de los trabajadores para que fijen una fecha de huelga. "Es una actitud típica del poder macartear a quienes piensan diferente o dirigir los sucesos del final, que creo que son menores, y tratan siempre de atomizar o ocultar lo que fue la masividad de la marcha de ayer en pequeñas tensiones. Las tensiones suelen ocurrir, más en actos tan grandes", explicó.

 

"Una cosa es que lo diga Clarín y otra es que uno de los integrantes del triunvirato trate de descargar la culpa de esos pequeños incidentes y no en que lo que uno pudo ver y escuchar con claridad que fue a cientos de miles de trabajadores exigirles la fecha del paro. Ni mucho más ni mucho menos", remarcó.