Injusticia. Durante la audiencia, que se inició poco después de las 16, Milagro dijo que siente ‘mucho dolor por la injusticia que estamos viviendo porque no hemos robado nada’. La defensa de Sala aseguró que van a recurrir la condena.

 

Mientras la abogada de Milagro Sala, Elizabeth Gómez Alcorta, denuncia que la dirigente detenida se encuentra con un cuadro de "altísima vulnerabilidad psicológica", a raíz del "hostigamiento" de la justicia y el gobierno jujeños, y que por esa razón se habría autoagredido el jueves a la noche con una tijera, afirman que Sala ese mismo día solicitó por escrito talco, papel picado, serpentina y ají en vaina para festejar el inicio del Carnaval con el "jueves de comadres".

 

En la carta, del 21 del actual, Sala solicitó a la oficial del Servicio Penitenciario Patricia Castro autorización para ingresar al penal de Alto Comedero, donde está detenida, media bolsa de serpentina, media bolsa de talco y media bolsa de papel picado, elementos que se utilizan en Jujuy tradicionalmente para festejar el jueves de comadres que marca el inicio del Carnaval. Además, pidió cinco kilos de "chuño", una papilla que se utiliza como ingrediente para el picante de pollo, también menú tradicional del jueves de comadres; dos kilos de maní, y medio kilo de ají en vaina, condimento típico para darle el sabor al picante de pollo y la sopa de maní.

 

Enterada el miércoles de que debía ir un día después a la fiscalía de turno por la imputación en tres expedientes por "instigación a cometer delito de amenaza", Sala pidió hacer el trámite después de las 19, ya que previamente iba a festejar el jueves de comadres. El requerimiento fue aceptado por la Justicia y por esa razón la detenida fue trasladada recién pasadas las 18 desde el penal.

 

Ese día, Milagro Sala mantuvo una discusión con una detenida por el uso del patio común del penal, ya que con el festejo Sala habría ocupado todo el patio sin dejar espacio para el resto de las internas que no participaban.

 

El jueves de comadres es una fiesta donde se reúnen las mujeres que mantienen vínculos de madrinazgo de sus hijos y festejan desde el mediodía hasta bien entrada la noche ese parentesco cristiano sin la presencia de los hombres, que llegan a los festejos recién cuando cae la tarde. Las comadres se dan la bienvenida con un trago fuerte llamado "la vacuna", luego se tiran papel picado, serpentina y talco y bailan entre ellas ritmos andinos populares.

 

Fuente: La Nación