El helicóptero contratado por la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) para colaborar en operativos de control de tránsito seguía ayer desaparecido, tras perder contacto el domingo por la tarde cuando despegó del helipuerto de la localidad de Coronel Brandsen, partido de San Vicente.

Dos helicópteros y una avioneta de la Policía bonaerense buscaban sin éxito al piloto de la máquina en dos rutas distintas: Brandsen-Pinamar y Brandsen-Santa Teresita.

La máquina, modelo Robinson 44, estaba afectada al operativo de control de tránsito y había sido contratada por la ANSV para ese fin. El último contacto que realizó el piloto Alejandro Ferzola fue al despegar del helipuerto de la ciudad de Coronel Brandsen, en el Oeste del Gran Buenos Aires.

Ferzola, un ex comisario de la Policía bonaerense con amplia experiencia en este tipo de máquinas, tenía programado volar hacia Santa Teresita y desde allí a Pinamar, según relató su esposa Estela.

La mujer indicó además que su marido "toma todos los recaudos para ir a trabajar y conoce al helicóptero como la palma de su mano".

El jefe de la Policía bonaerense, Juan Carlos Paggi, dijo a Télam que buscaban "intensamente al piloto con dos helicópteros y una avioneta especialmente dispuestas para este rastreo".

La búsqueda se realiza por aire "al no haber podido establecer contacto con el piloto", explicó.

El jefe policial dijo que "el único dato" que poseen los investigadores "es que el piloto despegó de Brandsen con destino a la Costa Atlántica y que no llegó".

Por eso -indicó-, estamos haciendo un recorrido espiralado, para tratar de averiguar si se cayó o qué le sucedió". "Apenas tomamos conocimiento de ello, salimos a buscarlo y a recorrer la zona costera, pero todavía no hemos tenido resultados", indicó Paggi.