La causa por la muerte de Genaro Fortunato, el rugbier que falleció en San Rafael, Mendoza, atropellado por su pareja Julieta Silva, se sacudió por la aparición de un inesperado testigo que entregó nuevos datos que podrían cambiar el curso de la investigación.
 

Un hombre aseguró que encontró la documentación de Fortunato a unos 100 metros del lugar donde murió el joven deportista cuando salía de un boliche junto a Silva. Se trata de un jardinero que primero relató en un programa de TV local cómo halló los papeles junto a árbol y que, según publicó el portal Sitio Andino, luego ratificó esa versión en Tribunales horas antes de que entrara en vigencia la feria judicial.

 

 

 


 

De confirmarse esta novedad, la causa sumaría nuevos interrogantes. El principal es cómo llegaron los documentos de Fortunato a esa zona, alejada del lugar donde Silva lo atropelló y mató, y también significaría que otra persona estuvo involucrada en el hecho.
 

Hasta el momento solamente Silva y un trapito habían aportado los testimonios clave en la causa. Ahora el nuevo testigo contó que se trasladaba en bicicleta por la calle El Chañaral cuando observó los papeles junto a árbol. Los tomó, se fijó en la dirección que aparecía en un documento y fue a devolverlos. En esa casa vive la madre de Fortunato, que no estaba pero sí su hermana, quien los recibió sin pedir la identificación de quien los aportó.
 

Sin embargo, algunas fuentes desconfían de la aparición de este nuevo testimonio y aseguran que podría tratarse de un artilugio de la defensa de Silva para demorar el comienzo del juicio o para intentar desacreditar la declaración del cuidacoches Ariel Aknesen, la que más complica la situación judicial de la mujer.