Flybondi sumó otro pedido judicial para suspender sus operaciones. A la solicitud presentada hace unos días atrás, ahora el fiscal federal Jorge Di Lello pidió cesar con de los servicios de la empresa aérea low cost hasta tanto se garantice la seguridad de las aeronaves de la compañía. Asimismo, Di Lello también ordenó frenar el uso de la terminal aérea El Palomar por considerar que existe un "riesgo potencial" en su operatividad.



Por lo pronto, en el pedido presentado ante el juez federal Sergio Torres el funcionario judicial exigió que se realicen las pericias técnicas que acrediten las condiciones de seguridad del funcionamiento de la empresa. En su dictamen, Di Lello acompañó una serie de irregularidades tanto de la operatividad en la terminal de El Palomar, así como en el funcionamiento y mantenimiento de las aeronaves de Flybondi.



Semanas atrás el fiscal Franco Picardi, que reemplazó a Di Lello, había realizado un planteo similar ante el juez de feria, Claudio Bonadio, quien lo rechazó por incompetencia a favor de la Justicia federal de San Martín.

 



Sin embargo, en esta oportunidad Di Lello evaluó un serio "riesgo potencial" e insistió con el pedido a la par que consideró que la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires sí es competente porque la denuncia está relacionada con diversos organismos y autoridades nacionales que tienen su asiento en el territorio porteño.

 

Lo cierto es que el pedido de suspensión de su actividad no es el único problema que afronta Flybondi por estas horas. Entre el viernes y el domingo pasados unos 33 vuelos de la empresa fueron cancelados afectando a más de 6.300 pasajeros justo sobre el final de las vacaciones de invierno.