Dos obreros, padre e hijos, perdieron la vida en el interior de un pozo ciego de un asilo de ancianos de la localidad cordobesa de Despeñaderos, situada en el departamento Santa María.

 

 

Los trabajadores, identificados como Hugo y Matías Ortiz de 45 y 18 años, se encontraban cavando un pozo de 23 metros de profundidad cuando, por causas que se intentan establecer, Matías comenzó a descomponerse por la inhalación de gases tóxicos. 



Su padre, al observar esta situación, bajó para auxiliarlo y sufrió las mismas consecuencias. Un equipo de médicos concurrió al lugar y constató el deceso de ambos trabajadores. 

 

Fuente: Cadena 3