El Ministerio de Salud de la provincia de San Luis emitió un alerta por el hallazgo de alacranes del género venenoso Tytius spp en la localidad de Quines, en el norte provincial y a 120 kilómetros de la capital puntana.



A través de un comunicado de prensa el área de Epidemiología recordó alguna de las medidas preventivas para evitar picaduras y recomendó no aplicar plaguicidas sin haber puesto en práctica los métodos de prevención en el ambiente habitado.

 


Entre esas medidas se incluye revisar y sacudir prendas de vestir y calzados, sacudir la ropa de cama antes de acostarse o acostar un bebé o niño, tener precaución cuando se examinan cajones o estantes.



Evitar caminar descalzo en zonas donde se conozca la presencia de alacranes, utilizar rejillas sanitarias en desagües de ambientes y sanitarios, controlar las entradas y salidas de cañerías, aberturas y hendiduras, colocar burletes o alambre tejido (mosquitero) en puertas y ventanas.

 

Revocar las paredes, reparar grietas en pisos, paredes y techos, controlar cámaras subterráneas, cañerías, sótanos, huecos de ascensor y oquedades de las paredes.



En lo que se refiere a los sitios fuera del hogar se recomienda realizar aseo cuidadoso y periódico de las viviendas y alrededores, efectuar control de la basura para reducir la cantidad de insectos como arañas y cucarachas que sirven de alimento a escorpiones.



Evitar acumulación de materiales de construcción, escombros, leña y hojarasca porque suelen ser lugares donde se mantienen, conservan y dispersan los escorpiones y evitar juntarlos con las manos.



El área recordó que los alacranes pueden encontrarse en áreas rurales, debajo de cortezas de árboles, piedras, ladrillos y en áreas o urbanas en sótanos, túneles, depósitos y cámaras subterráneas.



También indicaron que pueden utilizarse aves de corral como patos, gansos y gallinas como predadoras de los escorpiones, y como última alternativa -con asesoramiento especializado- se puede utilizar -con personal entrenado- la aplicación de plaguicidas de baja toxicidad.



Frente a eventuales picaduras debe aplicarse hielo y consultar rápidamente a un médico. Si es posible, fotografiar o llevar el escorpión para ser identificado y no realizar tratamientos caseros.



En toda la provincia el sistema de salud pública cuenta en sus hospitales con suero antivenenoso para ser aplicado en casos de picaduras o mordeduras de animales ponzoñosos, ya sean arañas, alacranes o serpientes.