El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró esta mañana que "la Argentina vive escenarios de conflictividad y protestas hace muchos años" y "no es una cuestión coyuntural" por el gobierno de Mauricio Macri.

 

"Creemos que hay que ver caso por caso, es difícil generalizar, es un error plantear que todo conflicto responde a lo mismo. Lo que está claro, a diferencia de otros tiempos, es que están abiertos todos los canales de diálogo necesario", añadió.

 

 

Peña responsabilizó a la ex presidente por el nivel de conflictividad que hay en la calle. "No debemos dejarnos llevar por las voces de los que quieren que fracase el cambio, empezando por la ex presidente Kirchner, porque necesitan discutir otras cosa en otros lugares", aseguró el funcionario en clara referencia a la situación judicial que afronta la ex mandataria.

Al mismo tiempo, el jefe de Gabinete rechazó el anunciado paro nacional de la CGT. "El paro no es necesario ni va a mejorar la situación de los trabajadores al día siguiente", aseveró Peña.

En este marco, el funcionario los instó al diálogo pero advirtió que "si la propuesta en materia económica, es la vuelta atrás, no hay espacio de discusión posible, salvo en el ámbito electoral y partidaria".

 

 

"Se avanzó en más temas concretos con los sindicatos en estos quince meses que en el gobierno kirchnerista donde solo se los convocaba para aplaudir en los actos", agregó.

 

Peña ratificó que están abiertos canales de diálogo y que "no hay una sola idea que puedan aportar hoy los dirigentes sindicales que no hayan aportado en mesas de diálogo y en las que se esté trabajando".

 

"El camino del cambio no tiene retorno, va para adelante porque los argentinos son los que lo decidieron", subrayó Peña, quien rechazó que pueda darse una "vuelta atrás a un pasado que los argentinos rechazaron".

 

Fuente: Infobae