La mañana de la Casa Rosada se vio alterada por el intento de un hombre fuertemente armado de entrar al lugar para lograr una audiencia con el presidente Mauricio Macri. El sospechoso, que fue detenido poco después de acercarse a la reja de entrada, se llama Francisco Ariel Muñiz, tiene 35 años y en su momento intentó postularse como candidato del PRO como consejero escolar suplente en la ciudad de General Pinto, provincia de Buenos Aires.

El hombre -que tiene un domicilio registrado en San Justo- se presentó alrededor de las 9 de la mañana a la puerta de entrada en la calle Balcarce al 78. Al acercarse, mantuvo un diálogo con efectivos de seguridad de la PFA, a quienes les aseguró que tenía agendada una audiencia con el mandatario.

Una vez que los custodios de la Casa de Gobierno confirmaron que no existía tal cita, lo invitaron a retirarse. A lo que Muñiz respondió con un acto insólito: lanzó un estuche plateado a uno de los patios internos y salió corriendo.

Efectivos de la Policía Federal lograron detenerlo a los pocos metros, en la boca del subte, ubicada en Balcarce e Hipólito Yrigoyen. Mientras tanto, responsables de la Brigada Anti-Explosivos, comprobaron que en el interior de maletín había una poderosa arma Magnum Taurus .44, cargada y con el número de serie limado. Ahora, se lo acusa del delito de intimidación pública, con una causa en el Juzgado Federal Nº11.

Según pudo averiguar Infobae, Muñiz se mantuvo ligado al PRO en la ciudad de General Pinto durante los primeros años de la presidencia de Mauricio Macri y era, según quienes lo conocieron en la ciudad, "un militante sumamente activo".

En el 2017, intentó presentarse a candidato como Consejero Escolar suplente de la ciudad bonaerense, pero cayó de la lista pocos meses antes de que se celebraran las elecciones.

Un miembro del partido en la ciudad recuerda: "Era un chico muy comprometido con Cambiemos, nacido y criado en Pinto, pero en el último tiempo no fue parte del equipo. Se reformuló el equipo interno y quedó afuera, no tenía muchos seguidores, Ariel planteaba una ruptura interna en el movimiento a nivel local."

Finalmente, Muñiz fue candidato "por la suya, y solo por Facebook, nunca hubo una boleta con su nombre".

Así y todo, su actividad en las redes reflejó constantes "compartidas" de los anuncios del Gobierno nacional y parecía exponer un apoyo firme a la actual gestión de Macri.

En tanto, Infobae también pudo corroborar que Muñiz había solicitado una audiencia con el presidente durante 2018, la cual había sido rechazada.

Fuentes policiales aseguraron que en los últimos meses, Muñiz se había convertido en "un artesano habitué a las rejas de la Casa Rosada". Hasta el momento, tenía un domicilio a su nombre en San Justo, en el Conurbano Bonaerense.