Referentes de organismos de Derechos Humanos, dirigentes de la oposición y gremialistas salieron al cruce de los dichos del titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, sobre la última dictadura militar y pidieron que Mauricio Macri lo desplace de su cargo. En tanto, algunos integrantes de Cambiemos, como José Corral (UCR) y Maximiliano Ferraro (CC-ARI), rechazaron la visión del funcionario.

 

Gómez Centurión consideró que en la última dictadura militar "no

hubo un plan sistemático para hacer desaparecer" personas. Sostuvo que fue un "torpísimo golpe de Estado" y relativizó el número de desaparecidos, al advertir que "no es lo mismo 8 mil verdades que 22 mil mentiras".

 

"Está diciendo cosas muy serias desde la voz de un miembro muy importante del Gobierno. Pedimos que se lo reconvenga, se lo separe de la función pública, no está en condiciones una persona que deforma la historia", afirmó la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, en diálogo con radio Splendid. "Es de una brutalidad extrema, lo que dice es algo aberrante. Lo mandaría a la escuela", agregó. "No puede desconocer la historia, lo que se ha probado, documentado, dicho y juzgado", resaltó Carlotto.

 

Según Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz, el funcionario trató de "justificar lo injustificable". "Lo que está haciendo el Gobierno es querer demoler poco a poco todo lo que es la política de derechos humanos. Con esto tiene que ver el intento de declarar el 24 de marzo como feriado móvil, que ahora tuvieron que dar marcha atrás. El objetivo de esto es demoler la memoria", señaló en diálogo con radio El Mundo.

 

Enseguida, añadió: "Ahora hay que comenzar una resistencia por la memoria y dignidad del pueblo porque si no nunca vamos a tener una democracia que signifique derecho e igualdad para todos y todas".

 

Por su parte, la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini , también cruzó al jefe de la Aduana. "De un burro sólo se esperan patadas. Estos tipos son así, piensan eso. Yo no creo que estos tipos piensen otra cosa", enfatizó en un reportaje con Radio 10. Bonafini consideró que la Casa Rosada debería echar al funcionario si no comparte su visión. "Si Gómez Centurión no representa al Gobierno, que lo echen a la mier... Ya tendrían que haberlo echado si no los representa. Yo digo «o me voy yo o se va a él» porque cuando estás en la mierda el olor por lo menos les queda".

 

 

A su vez, representantes del Frente para la Victoria también pidieron que Gómez Centurión sea apartado de su cargo. "Supongo que debe ser el último acto público de Gómez Centurión, es ofensivo", consideró el jefe del bloque kirchnerista en Diputados, Héctor Recalde. En esa misma línea, el legislador por el Parlasur, Agustín Rossi , advirtió: "Si Macri cree en la democracia Argentina, debe apartarlo".

 

Desde la CGT también repudiaron las afirmaciones del jefe de la Aduana. "Ratifica su pensamiento. Él tuvo una activa participación en los levantamientos que lo querían lograr era la impunidad de todo lo que se había actuado en la dictadura. Con esos antecedentes, uno queda librado de comentarios", apuntó Héctor Daer, integrante del triunvirato que conduce la central obrera.

 

"Con el avance de la democracia, estos temas nos unifican a todos los argentinos. Es un retroceso que se esté planteando esta teoría de los dos demonios", opinó el sindicalista y diputado nacional por el Frente Renovador.

 

A diferencia de ellos, la exintegrante de la Conadep Graciela Fernández Meijide cuestionó la postura de Gómez Centurión, pero remarcó que apartarlo de su cargo "sería negarle el derecho a las ideas y las palabras". Meijide enfatizó que "sí hubo un plan, esto no se discute más": "No sé cómo un funcionario sigue discutiendo a la Justicia de la Nación". "En el juicio a las Juntas esto se determinó, consecuencia de esto siguieron los juicios en 2003 y 2005. Porque lo determinó la Cámara Federal, y lo refrendó la Corte Suprema, que sí hubo un plan sistemático", indicó en un reportaje con radio 10.

 

Fuente: La Nación