Ajuste para las provincias. El anuncio del Ministerio de Hacienda que conduce Nicolás Dujovne impactará en las arcas provinciales y en los fondos que reciben los municipios de todo el país.

 

El Gobierno suspendió por seis meses la baja escalonada en las retenciones a las exportaciones de harina y aceite de soja, aunque mantuvo ese mecanismo de quita de impuestos para el poroto. Además, a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), puso fin al Fondo Federal Solidario, que coparticipaba con las provincias y municipios el 30% de los derechos a la exportación de la oleaginosa. Finalmente redujo 66% los reintegros a exportaciones de distintos productos.

Así lo informó el Ministerio de Hacienda en un comunicado. Con estas tres medidas, la cartera que conduce Nicolás Dujovne, busca un ahorro fiscal adicional de $12.500 millones para lo que queda de 2018 y de otros $53.000 millones para 2019.

Las medidas afectan al sector exportador, beneficiado por la reciente devaluación del peso. Y el objetivo del Gobierno es dar "señales claras" a los mercados y a los inversores de que va a poder cumplir con la meta de equilibrio fiscal del 1,3% del PBI para el año que viene, que fue acordada con el FMI, y de que se va a mejorar el resultado fiscal de este año.

El nuevo ajuste fiscal se anunció un día después del inicio de la primera misión técnica del FMI para auditar las cuentas argentinas, como parte del acuerdo entre el país y el Fondo. El organismo multilateral sugirió en distintos reportes interrumpir la baja de impuestos a la soja, además de ajustar el gasto, para cumplir con la meta de déficit fiscal comprometida. También se da en un fuerte contexto de desconfianza que agitó una nueva corrida cambiaria que puso al dólar por encima de lo 30 pesos.

El ajuste más resistido

Luego de marchas y contramarchas y de que el propio Mauricio Macri hiciera saber que no interrumpiría la baja de retenciones a la soja, de 0,5% mensual, el Gobierno optó por una solución intermedia.

Los derechos de exportación vigentes para la harina y el aceite de soja se encuentran actualmente en un 23%, a diferencia del poroto de soja que se ubica en un 26% y seguirá con el esquema de reducción gradual pautado el año pasado que lo ubicará en torno al 18% en diciembre de 2019.

Con la suspensión del recorte a la tasa que grava los derivados de la oleaginosa, los impuestos a las exportaciones se ubicarán en diciembre del 2019 en 18% -el mismo nivel que los del poroto sin procesar-, en vez del 15% previsto inicialmente.

El anuncio fue recibido con sorpresa en el sector agroindustrial, que advirtió que podría impactar negativamente en las ventas, ya que el diferencial entre la tasa que pagan los granos y la que pagan los subproductos "es el modo en que los países estimulan la exportación".

De acuerdo con datos oficiales, las ventas de harina y aceite de soja de Argentina totalizaron 2.700 millones de dólares el año pasado. "Prevemos una fuerte caída en las exportaciones de harina y aceite de soja para la próxima campaña", dijo a Reuters el presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA), Gustavo Idígoras.

El Fondo Federal Solidario, por su parte, más conocido como fondo sojero, fue creado en 2009, cuando las provincias solo recibían la cuarta parte de la recaudación de impuestos nacionales.

"Gracias a decisiones adoptadas por el gobierno nacional, las provincias han pasado a recibir en la actualidad un tercio de los recursos nacionales y continuarán aumentando su participación en los próximos años, lo cual torna innecesaria la continuidad de este mecanismo de compensación", señalaron desde Hacienda.

La reducción de los reintegros a la exportación, que se deduce de recaudación coparticipable, compensa parcialmente la pérdida de ingresos de las provincias, argumentaron desde el Gobierno.

 

Hay preocupación de los intendentes


Por la eliminación del llamado Fondo de la Soja, los intendentes locales consultados expresaron su preocupación por lo que significan menos recursos para obras. Uno de los más molestos fue el rawsino Juan Carlos Gioja, quien calificó la medida como "otra barbaridad del Gobierno nacional". Fabián Aballay, de Pocito, sostuvo que "la decisión nos va a complicar".

Entre los jefes comunales cercanos a Cambiemos, el santaluceño Marcelo Orrego sostuvo que "nos va a afectar porque se trata de ingresos genuinos", pero agregó que "esperamos que se compense con la baja de las retenciones a las exportaciones". En la misma sintonía se manifestó el rivadaviense Fabián Martín. El ullunero Leopoldo Soler dijo que se trata de una decisión "que nos afecta mucho" y el caucetero Julián Gil la calificó como de "impacto negativo".

El ministro de Hacienda, Roberto Gattoni, dijo que en el caso del plan de las 2.000 cuadras, el Gobierno local aportará los recursos para completarlo.

 

Moody"s advierte
 

La agencia de calificación Moody"s afirmó que la decisión de aumentar la tasa de política monetaria del 40 al 45% "respaldará" al peso por su fuerte caída ante el dólar, pero "probablemente" retrasará la "recuperación" económica.

 

Dólar cerró a $30,38
 

Después de haber sondeado precios cercanos a los $31 al público, y ampliamente sobre los $30 en el mercado mayorista, el dólar recortó 30 centavos ayer su escalada, a $30,38 en bancos.