POSICIÓN. Cada vez que hubo un proyecto que intentaba despenalizar el aborto, en San Juan hubo más que nada manifestaciones en contra.

Cambiemos se declaró dispuesto a abrir en la Cámara de Diputados una discusión sobre la despenalización del aborto pero rechazará una propuesta para debatir la iniciativa sobre tablas en una sesión especial del 8 de marzo, ya que sostiene que el controvertido proyecto requiere de un amplio y serio tratamiento en las comisiones parlamentarias.

El oficialismo está listo para habilitar un amplio análisis con especialistas, en conjunto con medidas para la prevención del aborto, pese a que tanto en el PRO como en el radicalismo la posición mayoritaria rechaza este proyecto impulsado por la organización "Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito".

El debate por la legalización del aborto desembarcó con fuerza ayer en el Parlamento, después de muchos años de resistencia, luego de que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, les indicara a los jefes parlamentarios de Cambiemos que el Gobierno "no va a obstaculizar" la discusión del tema. La cuestión fue abordada en un encuentro que el jefe de los ministros mantuvo en la Casa Rosada con el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y con las autoridades de las bancadas de PRO, la UCR y la Coalición Cívica. "Es un tema del Parlamento", definió Peña, en lo que fue interpretado como una "libertad de acción" por parte de algunos de los legisladores presentes.

El proyecto para despenalizar el aborto, que ahora propone legalizarlo hasta la semana 14 de embarazo, se ha presentado cada dos años en los últimos tiempos, elaborado por la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y será propuesto nuevamente el 6 del mes que viene.

Fuentes parlamentarias del PRO señalan que "vamos a dar el debate que está instalado en la agenda de la sociedad, pero en conjunto con la subrogación de vientres, la campaña de prevención y agilización de las adopciones, pero no el 8 de marzo".


 

La Iglesia pide más educación sexual


La Conferencia Episcopal Argentina, que preside monseñor Oscar Ojea, consideró que "la vida humana es un don" ante el posible tratamiento en el Congreso de un proyecto sobre la despenalización del aborto, y consideró que una alternativa ante esta problemática podría pasar por "establecer como prioritaria la educación sexual integral de la ciudadanía". En una carta titulada "Respetuosos de la vida", la entidad que agrupa a los obispos del país consideró que "esta es una experiencia compartida de muchos hombres y mujeres, sean creyentes o no". "Pero a veces en la historia de otras personas no es así, no es algo deseado, esperado, decidido, aunque en ocasiones en los meses siguientes se redescubre la belleza de esa vida que viene en camino". Los religiosos sostienen: "Debiéramos escuchar tanto las madres embarazadas que sufrieron una terrible violencia sexual, como así también contemplar el derecho a la existencia de los inocentes que no pueden defenderse".