Un hombre de 37 años murió mientras ejercitaba en el gimnasio del hotel Alejandro I, ubicado en pleno centro de la ciudad de Salta, y su caso volvió a encender la alarma ante el aumento de víctimas que mueren en circunstancias similares.

El hombre, que fue identificado como Patricio Bixquert, estaba casado y era padre de dos hijos. Falleció por un infarto y se investiga cómo actuaron desde el gimnasio para ayudarlo y si había presentado apto físico antes de entrenar.

Se busca conocer si se utilizó el cardiodesfibrilador externo automático (DEA). Según las primeras informaciones, los testigos afirman que no se usó.

La esposa de Bixquert decidió recordarlo con un cariñoso mensaje en redes sociales: