Otra vez en la mira. El trigo, un emblema del campo argentino, volvería a tributar retenciones.

Los productores y dirigentes agropecuarios esperaban ayer con incertidumbre y resignación el anuncio del Gobierno nacional, ya que daban por hecho la vuelta de las retenciones que este mismo Ejecutivo supo eliminar, y en otros casos, bajar.

Coninagro pidió pasar de "un sistema financiero a un sistema que aliente la producción, el trabajo y el empleo"

El presidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto, Javier Rotondo, dijo en declaraciones a Infobae: "Siempre hemos repudiado la implementación de retenciones, pero el momento complicado del país demanda por el bien común y no lo sectorial. Todos los sectores de la economía debemos realizar nuestro aporte, no solamente el campo".

Jorge Chemes, vicepresidente de Confederaciones Rurales, por su parte, comentó que el campo "vive con mucha angustia este momento de la Argentina. No tenemos precisiones sobre los anuncios del lunes. Los dirigentes agrarios deberemos colaborar para que la calma se profundice".

Los integrantes de Coninagro ratificaron su apoyo al trabajo conjunto para darle estabilidad al país y solicitaron un cambio de rumbo en lo económico: "Es el momento oportuno para pasar desde un sistema financiero a un sistema que aliente la producción, el trabajo y el empleo", expresó Carlos Iannizzotto, presidente de la entidad.

"Queremos un gran acuerdo nacional para sostener ese plan y darle previsibilidad y tranquilidad al mercado. Los productores necesitamos un esquema de medidas que perduren en el tiempo, y que frente a cambios impositivos, no perjudiquen a quienes han apostado a acompañar para ganar nuevos mercados y mantener bien alta la imagen de los productos argentinos en el mundo", manifestó.

El viernes, el mercado de granos ya envió señales del cambio: los exportadores apuraron sus declaraciones de ventas al exterior para tributar con las tasas actuales.