Los diputados del bloque del Frente para la Victoria-PJ ejecutaron este martes una ofensiva conjunta contra Luis Caputo, quien se convirtió en el blanco de las críticas durante la sesión informativa de Marcos Peña. Lejos de esquivar el tema, el jefe de Gabinete, subrayó que el Gobierno ratifica "absolutamente" al ministro de Finanzas y le enrostró al kirchnerismo los hechos de corrupción de años atrás.

 

"Ratificamos absolutamente a Caputo como ministro de Finanzas por su integridad, su honestidad y su transparencia en la función", enfatizó Peña, y agregó: "Todo lo que él ha dicho se ratificará en sede judicial, que es lo que corresponde".

 

Tras la sucesión de críticas de los diputados kirchneristas, el jefe de Gabinete dijo "no tener dudas" de que "el ministro Caputo es una persona que tuvo mucho más para perder que para ganar por meterse en la función pública".

 

"Quieren plantear que las offshore son corrupción, pero corrupción son los bolsos de (José) López. La corrupción la hemos visto durante su gobierno, y la gente ya saldó esa discusión", dijo Peña entre aplausos que bajaron de las bancas oficialistas, y continuó: "La diferencia es que hoy hay un gobierno que tiene la valentía de trabajar con la Justicia desde el día uno, porque no tenemos nada que ocultar".

 

El primero en apuntar a Caputo fue el ex ministro de Economía Axel Kicillof, que a nivel general advirtió que "en todas las listas de las offshore, de los Panamá Papers y de los Paradise Papers aparecen funcionarios del gobierno con cuentas en el exterior".

 

Por eso, alertó que el gobierno de Cambiemos se convirtió "en una guarida, en una cueva", y lanzó: "Esto es sucio, es turbio... no pueden gobernar así".

 

Aprovechó entonces para referirse al caso del exsubsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, quien tuvo que dar un paso al costado por una cuenta no declarada en Andorra. "A Gilligan le encontraron una cuenta en Andorra y lo echaron. A Caputo no paran de encontrarle cosas todos los días... es lo de Gilligan multiplicado por diez", ironizó.

 

Kicillof consideró que "lo mejor que puede hacer" el Gobierno es "apartar" a Caputo, dado que "un montón de funcionarios se fueron en el mundo por sólo aparecer en los Panamá Papers". "¡No gobiernen desde un country y aparten a todos los que tengan que apartar!", remató el exfuncionario de la gestión kirchnerista.

 

Minutos después, la rionegrina María Emilia Soria retomó la ofensiva y denunció que el ministro "no es otra cosa que un delincuente de guantes blanquísimos, un evasor fiscal, un timbero con los recursos del Estado y un pésimo ejemplo para la ansiada lluvia de inversiones". "No vinieron a gobernar ni a administrar nuestro país, sino a hacer negocios", sentenció.

 

Relato o realidad

Las estadísticas económicas que Peña desplegó al inicio de su exposición también fueron cuestionadas desde el FpV-PJ. "Gobiernan desde un country", fue la frase con la que martilló Kicillof, quien advirtió que "los salarios reales cayeron en promedio 7,1%, y las jubilaciones, 8,4%".

 

También señaló que "el 60% del empleo que han creado son monotributos, que ahora lo cuentan como empleo genuino", y además "el empleo industrial cayó en 62 mil puestos de trabajo desde que llegaron".

 

"Esa es la realidad, no la que usted dice. Hay una diferencia muy grande entre lo que ustedes predican y lo que vive la gente. Esto se ve en los barrios, no sólo en los estadios de fútbol", chicaneó el diputado.

 

A su vez, remarcó que "en estos dos años Argentina estuvo primera en el ranking de los países que contraen deuda en los mercados internacionales", ya que el Gobierno "colocó 166 mil millones de dólares de deuda", lo que consideró "espantoso".

 

Soria también fue durísima con la exposición inicial de Peña. "Si me traía unas tacitas de té y unos conejos, me convencía de que estábamos en 'el país de las maravillas', porque el relato que dio no se condice en nada con la realidad. Nos están mintiendo en la cara", disparó.

 

La legisladora, que saltó a la fama por haberle mostrado a Peña una manzana importada de Chile, afirmó: "Ya no es sólo la manzana. Todos los productos en nuestra provincia vienen del exterior. La industria argentina se cae a pedazos, cierran pymes todos los días y familias enteras se quedan sin trabajo".

 

Al momento de responder, Peña le devolvió las chicanas al kirchnerismo: "Hace pocos meses hubo una elección y ustedes representan a una minoría".

 

En tanto, sostuvo que "es ofensivo con los trabajadores del Indec no tomar los datos de un organismo que recuperó la autoestima después de las patotas, las amenazas y las mentiras". Y le reprochó a Kicillof: "Su forma de gobernar fue sin las estadísticas, porque consideraba que era estigmatizante" medir la pobreza.