Una ballena franca austral macho apareció muerta hoy en una playa de Necochea. Por estas horas personal de la Dirección de Gestión Ambiental municipal trabaja en un operativo para poder lograr enterrarla en un pozo de cuatro metros de profundidad que le permita una descomposición natural.

Se cree que la ballena murió en el agua y fue arrastrado por el oleaje hacia las playas en un sitio conocido popularmente como El Caño, donde termina la zona local de los balnearios.

“Recibimos un llamado en Defensa Civil, donde nos avisaron que había un ejemplar de ballena franca muerta: que mide unos 11 metros de largo y enseguida empezamos el operativo para trasladarla y enterrarla”, le dijo al canal de noticias TN, Isabel Génova, Directora de Gestión Ambiental de Necochea.

“Las ballenas siempre aparecen entre los meses de julio y octubre acá. Pero esto nos sorprendió a todos. La descubrió gente que pasaba caminando y ahora se está llevando a cabo el operativo, va a ser enterrada en la misma playa. Están trabajando gente de la municipalidad. La van a llevar hasta el pozo”, agregó Génova.

“No es un acontecimiento común. Sospechamos que el mamífero murió en el mar y la corriente la trajo a la costa. Cuando llegamos en horas de la mañana con los técnicos, lo que hicieron fue tomar todas la mediciones al animal, de músculo y piel para después llevar a analizar. Lo que estamos haciendo ahora es la construcción de un pozo para poder enterrar al animal y ponerlo acá en la playa”, concluyó la Directora.

Según informaron, la ballena muerta mide 11 metros de largo y pesa 30 toneladas. Por su parte, Pablo Celli, de Piscicultura y referente de la red de rescate que se conformó para este operativo, dijo que “ahora vamos a recabar todos los datos que se puedan y los enviaremos a Mundo Marino. Trataremos de muestrear la grasa de la piel, tomar medidas y, si bien está difícil, intentaremos sacar alguna barba”.

“Va a ser difícil encontrar el mejor lugar donde enterrarla para que el proceso natural de descomposición continúe, pero intentaremos que sea en un espacio donde la erosión no la descubra”, agregó Celli. Para finalizar, indicó que “también tiene que ser en un lugar seguro porque la idea es volver más adelante y recabar huesos que puedan formar parte de un museo”.

Este episodio es similar a la aparición en abril de 2018 de una ballena en Punta Mogotes. Pese a los esfuerzos de personal de Prefectura Naval Argentina, Defensa Civil y Fauna Argentina y a profesionales del Aquarium, quienes, junto a socorristas y vecinos, intentaron contrarreloj regresar al ejemplar a su hábitat natural, el animal murió.

La muerte del cetáceo, de más de seis toneladas y casi ocho metros de largose produjo mientras se aguardaba que la pleamar aportara el nivel de agua suficiente para intentar arrastrarlo hacia las aguas con un remolcador.

El responsable de Defensa Civil de Mar del Plata, Rodrigo Goncálvez, confirmó a la agencia Télam que las muestras necesarias para estudios sobre las causas de la muerte del animal ya fueron retiradas en el lugar por profesionales de Laboratorio de Mamíferos Marinos de la Universidad Nacional de Mar del Plata, pero que no se realizarán mayores estudios y que el cuerpo será retirado mañana a primera hora.