En la era kirchnerista. Raúl Eugenio Zaffaroni llegó al máximo tribunal en la era presidencial de Néstor Kirchner y renunció en el final de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner.

 

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, consideró ayer que "no debiera seguir" como integrante de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) Eugenio Raúl Zaffaroni, quien volvió a expresar sus deseos de que el gobierno de Mauricio Macri finalice antes de 2019.

El pasado lunes por la noche, el exjuez de la Corte Suprema de la Nación, Eugenio Raúl Zaffaroni, dijo en un programa televisivo: "Si se van antes vamos a tener menos deuda, vamos a poder resolver el problema".

"Es un deseo, puede ser que se vayan en 2019, total hay un año de diferencia, pero esto nos está llevando a una catástrofe social", afirmó. "Esto no termina bien, nunca termina bien. No terminó bien en 1982, no terminó bien en 2001. Evitemos una catástrofe de esa naturaleza de alguna forma. O sacan el pie del acelerador un poco o vamos a tener un final parecido", agregó el exjuez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Consultado por el diario Clarín, el titular de la cartera de Justicia, Germán Garavano, consideró que Zaffaroni "presenta una visión antidemocrática que los argentinos dejamos atrás. Insiste con posturas políticas dudosas". "Pone en crisis y termina desprestigiando a todo el sistema interamericano de Derechos Humanos", sostuvo el ministro y consideró que por ello "no debiera seguir siendo juez de la Corte Interamericana".

El pasado 19 de enero, Zaffaroni dijo que el plan económico del Gobierno es "inviable" y que desencadenará una grave crisis en los próximos años. Y agregó que quiere que el Gobierno se vaya "lo antes posible, para que no generen más daños", durante una entrevista. Para Zaffaroni, el gobierno de Macri forma parte de un movimiento global que describe como "totalitarismo corporativo": una nueva fase del "colonialismo" en donde "los CEOs de empresas pretenden ocupar el espacio de la política".

Raúl Eugenio Zaffaroni llegó al máximo tribunal en la era presidencial de Néstor Kirchner y renunció en el final de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner.

El jefe de bloque de Cambiemos de la Cámara de Diputados bonaerense, Maximiliano Abad, acusó ayer al exjuez de la Corte, Eugenio Zaffaroni de "convertirse en el abanderado de la intolerancia" por su deseo de que el gobierno "se vaya antes porque esto termina como en el 2001", en alusión a la crisis política que puso fin a la presidencia de Fernando de la Rúa.

"A Zaffaroni le cuesta mucho lograr el equilibrio institucional. Pasa de juez de la dictadura al abolicionismo, sin comprender que la democracia se aleja de los extremos. Hay personas que de grandes irradian sabiduría, y adultos mayores que en la vejez diseminan odio y frustración. Zaffaroni, tristemente, se ha convertido en un abanderado de la intolerancia", graficó el legislador.

Agregó que el exjuez de la Corte Suprema "esconde sus posiciones autoritarias en una superioridad intelectual que cree tener y con la que, evidentemente, se siente por encima de las decisiones que toma un país en democracia y en libertad". "Es para reflexionar haber tenido un juez de la Corte que reprobaría cualquier lección de educación cívica básica en una escuela primaria. Zaffaroni avergüenza a la Justicia y avergüenza al país en la Corte Interamericana", concluyó. Télam