Señor director: 


Desde hace tiempo se puede notar que las noches más "dramáticas'' son las del 31 de diciembre y las primeras horas del primer día de cada año. Cuando digo "dramáticas'', me refiero a la cantidad y variedad de tremendas explosiones que se registran debido al uso indiscriminado de la pirotecnia. 


Creo ya es hora de decirle a las autoridades municipales y provinciales "basta''. No sé si habrán intereses entre funcionarios y empresarios vinculados a este tipo de negocio, que la mayoría del pueblo desconoce. Pero lo cierto es que la mayor parte de la ciudadanía, se viene manifestando desde hace varios años en contra de la pirotecnia.

 

Esto es debido a los daños que causa al ser humano en primer lugar, luego a los animales y también a las viviendas, ya que en muchas ocasiones se producen incendios donde puede perder todo el esfuerzo familiar de años de trabajo. 


Es de esperar que aquellos que tengan intenciones de malgastar su dinero en estos fuegos de artificio y explosivos no lo hagan. Además, que los funcionarios elegidos por el pueblo, tengan a bien legislar y hacer leyes que prohíban definitivamente el uso de la pirotecnia en San Juan.