Todos somos parte de la naturaleza. En ella estamos incluidos los seres vivos como el ser humano, animales y plantas. El hombre está rompiendo esta armonía cada día con más saña y violencia. No respeta nada, hasta destruye a su propia especie. Así es como agoniza la naturaleza que no puede defenderse de la depredación y destrucción. En este contexto también hay que decir que hay grupos de personas que se organizan en pos de contrarrestar las conductas violentas en contra de nuestro propio planeta. Se trata de aquellos que tienen bien claro que todos nos necesitamos y no tenemos por qué destruir las vidas, sobre todo de los animales y plantas, que no pueden defenderse. Se hacen verdaderos estragos, nadie reacciona o al menos muy pocos. Son esos grupos de personas que luchan por los derechos de los animales. Sujetos a derechos, que ya reza en muchas leyes y legislaciones de muchos países, Argentina incluida. Pero "pareciera que todavía falta, sobre todo cuando vemos en este siglo XXI, a carreteros maltratar, explotar y torturar hasta su muerte a caballos tirando de pesados carretones en beneficio propio. Se dice ("TAS") tracción a sangre. Se habla mucho, se hacen reuniones, se prometen las soluciones, pero la demora es muy larga, no para el carretero, sino para los animales, que muchos ya son viejos y están cansados. No tendrían por qué estar haciendo esa tarea, cuando ya se está implementado la "Tracción Motora'', o sea las "motocargas", que dejaría en el pasado este mal trato a los caballos. Los gobiernos dan facilidades económicas muy ventajosas para los carreteros, que muchos están dispuestos a acceder. Tienen que ponerse las pilas las autoridades a cargo de darle el visto bueno y accionar en favor de los derechos de todos los animales, en este caso, de los caballos.



Por Leopoldo Mazuelos Corts
DNI 5.543.90