Ya pasaron más de dos años de la actual conducción del Colegio Farmacéutico. En las elecciones donde fue elegida excluyeron a más de 60 farmacéuticos, por su reclamo ante Personería Jurídica. Desde entonces, la entidad está siendo dirigida con un lineamiento basado en el aspecto social, es decir que se prefiere dar clases de zumba; hacer funcionar los quinchos, el pool, y organizar torneos de cartas, entre otras actividades de esparcimiento, en vez de tomar medidas para que las farmacias tengan un mejor plazo de pago y de contener al farmacéutico independiente y al colega que está en relación de dependencia.


Este año la actual dirigencia debía llamar a elecciones en el mes de abril, según el decreto firmado por el Gobernador. Sin embargo, no sabemos por qué motivo, a pocos días de terminar el año, se han decidido a llamar a elecciones en base a un estatuto que según dicen es nuevo. El mismo no fue dado a conocer a los socios, por lo cual, uno no sabe quién puede o no participar de esta elección y con qué modificaciones salió. Lo que aprobó la mayoría de los socios y con disconformidad de 8 farmacias importantes que dejaron el Colegio, por tratarse de artículos que atentan a la libertad comercial de las farmacias. También impide a los nuevos socios farmacéuticos tener aspiraciones de formar una lista alternativa y llevando el mandato a 3 años.


Pero bueno, medidas de un política cristinista, dejando a la institución con 2 despidos de personal jerárquicos, una con importante indemnización que salió del bolsillo de las farmacias. Y, otra en curso, que podría provocar un daño económico en las arcas de colegio. Esto debido a la cantidad de años que tenía esa persona en frente de la entidad.


Actualmente, un colega presentó una nota por mesa de entrada de Colegio Farmacéutico, a la espera de una respuesta a todas estas incógnitas, por la cual la mayoría de los integrantes se mantienen en silencio, esperando una respuesta a favor de la entidad y de los socios que votaron promesas. Seguimos en un colegio sin rumbo, en espera del ideal, para que las farmacias puedan tener una mejor rentabilidad y el farmacéutico tenga su lugar de contención.