Señor director:


Quiero comentar sobre el tema de acoso vecinal, que se da en todo el mundo. Cuando las administraciones de consorcios "no son transparentes", los propietarios que están en desacuerdo, o realizan cuestionamientos hacia la administración, son sistemáticamente difamados por los administradores, a fin de que abandonen su vivienda. Su mejor arma son los porteros de los consorcios. El objetivo es lograr un efecto "eco" contra la persona/as que se queja en la comunidad de propietarios; de tal manera que cuando los disidentes señalen alguna situación en particular: ej: que los administradores utilicen para sí mismos los servicios de los porteros en su propio beneficio para sus necesidades particulares, el propietario que evidencia la situación, goce de incredulidad por parte de los demás en la vida cotidiana o las asambleas.


Las conductas de asedio de administración - porteros son por ejemplo: Expansión de rumores sobre presuntos trastornos psicológicos de los propietarios disidentes. Presuntas violaciones del reglamento interno por parte de esos propietarios (que nunca ocurrieron) Interrupción del servicio de ascensores cuando el propietario esta por acceder al mismo, encerramiento de la persona en el ascensor. Robo o entrega tardía de correspondencia con fecha de vencimiento. Seguimiento del propietario por parte del portero en palieres, terrazas, subsuelos etc. Como "marcándole el paso" al propietario en su propia casa; ya que los espacios comunes pertenecen al propietario registral y no al portero o administración.


Cuando la sociedad toma conocimiento de la existencia de este tipo de conductas como el blocking, moobing, Bulling, ciberbulling, stalking etc, puede empezar a tomar medidas contra esta verdadera violencia psicológica que increíblemente ocurre también en ciudades como la nuestra. ¿Sabía usted que esto existía? Ante cualquier duda no demore en consultar un abogado.