Hace tiempo que le debía esta nota a Juan José Méndez de Socio. El "Profe''. Estuvo ligado a mis primeras armas en el periodismo deportivo (en la foto, durante una entrevista en 1969). En esos años de la década de 1960, "Pepe'' Méndez tuvo un protagonismo central en el fútbol sanjuanino. Era referencia obligada para los equipos que aspiraban al campeonato. Por eso no extrañó que se lo convocase para dirigir la selección sanjuanina, que ganó bajo su dirección dos campeonatos argentinos, en 1964 y 1966. El primero en Mar del Plata y el segundo en Mendoza. Mis congéneres deben recordar bien esas hazañas. A los más nuevos les digo que se trataba de la Copa "Adrián Becar Varela'', que enfrentaba a todas las ligas del interior del país. Eran los campeonatos del fútbol "chacarero'', que estaba vedado para los equipos profesionales.


Antes de técnico, el "Pepe'' Méndez llamaba la atención por sus cualidades como preparador físico, y don Néstor Antonio Gahona, jefe de Deportes, en DIARIO DE CUYO, me encomendó que lo entrevistara. Quedamos en encontrarnos en la Escuela Nacional 130, donde el "Pepe'' fue maestro de grado y después director. Esa escuela era muy querida por nosotros, pues muchos pibes de la Esquina Colorada y de la Villa Flora hicieron allí la primaria. Estaba sobre San Miguel, pasando Correa, (hoy Cabot). Me atendió en la galería en medio del bullicio de los alumnos, pues era hora de recreo.


Fue un estudioso del fútbol y derivó de preparador físico a técnico. Alguna vez que lo entrevisté en su casa del Barrio Chacabuco, me exhibió su biblioteca donde abundaban libros de táctica y estrategia, así como sobre los últimos adelantos en entrenamiento físico. En una lograda síntesis amalgamó las condiciones técnicas del jugador sanjuanino con un adiestramiento atlético que marcó diferencias con los adversarios. Pero una de sus principales virtudes fue la de ser un gran motivador.


Recuerdo que en 1965 llegó a dirigir a Del Bono, que con la venta de Edgar Villalba mejoró su estado económico y pudo adquirir buenos refuerzos, entre ellos el "Vaquero'' Barrionuevo y el pocitano Názer, uno de los grandes goleadores que tuvo el fútbol local. Pude ver a mi querido equipo llegar por primera vez a una posición de privilegio. Fue subcampeón, detrás de Peñarol. Fue indudable la influencia del "Pepe'' en los rendimientos que logró ese equipo.


En 1969 dirigió a Sportivo Desamparados y lo clasificó por primera vez al Torneo Nacional. También incursionó en el hockey sobre patines, dirigiendo equipos sanjuaninos, y la Selección argentina, que logró el título del mundo y en 1992, la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona.


Una gran historia José. Hay más para contar, pero debo ser breve. Al final, uno cae en hacer una reseña de tus éxitos deportivos. Pero el sentido de esta nota fue la de resaltar tu condición humana, tus dotes personales, tu empeño por mejorar siempre y tu infinita pasión por los deportes, que te devolvieron con creces tanto afán. Y hago honor también, tú sabes por qué, a tu coraje.