Señor director:

A mi entender, todas las expectativas que los ciudadanos comunes, sin ningún tipo de intereses partidarios o sectoriales, teníamos por la designación de un nuevo miembro en la Corte de Justicia se han visto satisfechas con la elección del Dr. Guillermo De Sanctis. 

Dos conceptos pronunciados previo a su asunción, lo confirman y lo definen: "Mi compromiso es trabajar para lograr un Estado más justo", "voy a poner todo al servicio de la justa exigencia del bien común".

Lo expresado por el Dr. De Sanctis no es casual, puesto que tuvo activa participación como Convencional Constituyente por la Provincia de San Juan en la Convención Nacional Constituyente de Santa Fe del año 1994. Allí se incorporaron a la Constitución Nacional derechos sociales y humanos imprescindibles para que el Estado cumpla con su objetivo de promover el desarrollo humano y el bien común.

El nuevo cortista conoce que el Estado Provincial todavía convive con leyes inconstitucionales y/o violatorias de derechos humanos, muchas de ellas de la época de la dictadura y otras de sucesivos estados de emergencia innecesariamente prolongados.

Para evitar suspicacias, aclaro que no conozco personalmente al nuevo cortista. Pero pido a Dios que lo guíe y fortalezca en su cometido, para beneficio de todos los que coincidimos con Concepción Arenal (1820 - 1893), en que: "Pocas cosas desmoralizan más que la injusticia hecha en nombre de la autoridad y de la ley".