Señor director:


Estoy de acuerdo con los controles de tránsito o camineros que buscan poner en orden en la circulación de automotores en rutas y caminos secundarios, pero me llama poderosamente la atención de que en los últimos meses estas acciones se han intensificado a tal punto que, en ocasiones, en una mañana, en dos o tres ocasiones debemos someternos a tener que detenernos y mostrar toda la documentación tanto personal como del vehículo. Reconozco que la Policía de Tránsito o Gendarmería no tienen la forma de saber que vehículo han parado ese mismo día, como tampoco hacia que lugar va cada uno de los conductores, pero al menos se debería creer en la palabra y actuar de una forma diferente cuando uno les dice que ya lo han parado anteriormente. Es lo que me ocurrió hace unos días cuando tuve que ir, por cuestiones personales, tres veces hasta la zona Las Chacritas, cerca del aeropuerto. Las tres veces los efectivos me hicieron parar y me controlaron todo lo que pudieron. Intenté explicarles que recién pasaba por el mismo lugar pero no atendieron mi reclamo. Una pena!!!