Operario trabajando en un centro de datos.


A medida que el mundo se trasladaba a la red aparentemente de la noche a la mañana debido a la pandemia del Covid-19, la criticidad de los centros de datos y la incesante dependencia de estos en todos los ámbitos de la vida se han convertido en una historia permanente de la crisis. Esta realidad se manifestará de nuevas formas en 2021, a medida que el centro de datos y el ecosistema de información que lo orbita emerja de la pandemia como un cuarto servicio público crítico, con todas las expectativas y responsabilidades que esto implica. Esta es una de las tendencias emergentes del centro de datos de 2021 identificada por los expertos de Vertiv (Nyse: VRT), un proveedor global de soluciones de continuidad e infraestructura crítica digital.


Durante mucho tiempo, los centros de datos se han mantenido con altos estándares de disponibilidad, pero el cambio hacia un estatus similar al de los servicios públicos será evidente de dos maneras. En primer lugar, las altas expectativas de disponibilidad de la red se extenderán profundamente en las zonas rurales y remotas, lo cual llevará las aplicaciones críticas a un mayor número de personas. En segundo lugar, desaparecerán todas las diferencias entre la disponibilidad y la conectividad, ya que la capacidad de garantizar y proteger las conexiones en las redes híbridas cada vez más distribuidas se convierte en un requisito tan importante como cualquier medida tradicional de tiempo operativo del centro de datos.


Actualmente no se trata solo de trabajar desde casa, aunque esto es parte de ello. Más importante aún, se trata de apoyar la economía digital en sus formas más críticas, que incluyen una mayor dependencia de la telemedicina y la salud, un mejor comercio electrónico y telecomunicaciones y medios de comunicación globales. La pandemia estableció de forma efectiva una nueva base de referencia para la infraestructura digital a medida que la industria se ajusta y eventualmente va más allá del confinamiento global. Con este telón de fondo, los expertos de Vertiv identificaron otras tendencias emergentes que se observarán en 2021. Estas incluyen las siguientes:

  • Una digitalización de avance rápido: La Covid-19 tendrá un efecto duradero en la fuerza laboral y en el ecosistema de TI que soporta el nuevo modelo de trabajo desde casa. Los expertos esperan que la inversión en infraestructura de TI, motivada por la pandemia, continúe y se amplíe, lo cual permitirá capacidades de trabajo remoto más seguras, confiables y eficientes.
  • Llevar las grandes capacidades del centro de datos a espacios pequeños y al borde de la red: Hoy, el borde de la red se ha vuelto más crítico y más complejo. Funcionalmente es una extensión del centro de datos en lugar del glorificado armario de TI del pasado. El costo y la complejidad han impedido la adopción de buenas prácticas para centros de datos en estos espacios, pero esto está cambiando. Los expertos anticipan un enfoque continuo para llevar capacidades de hiperescala y de nivel empresarial a estos sitios en el borde. Esto incluye una mayor inteligencia y control, un mayor énfasis en la disponibilidad y el gerenciamiento térmico, y una mayor atención a la eficiencia energética de todos los sistemas.
  • La discusión en torno a la red 5G se centra en el consumo y la eficiencia energéticas: En esta primera etapa de planificación y lanzamiento de la red 5G, el debate se ha centrado acertadamente en los beneficios finales de la tecnología -un mayor ancho de banda y una menor latencia- y en las aplicaciones que permitirá. Sin embargo, a medida que los países inicien sus lanzamientos 5G en 2021, y los primeros usuarios comiencen a impulsar la amplitud y la escala, la atención se centrará en los considerables aumentos del consumo energético de la red 5G y en las estrategias para una implementación más eficiente y eficaz.
  • La sostenibilidad pasa al primer plano: La red 5G es parte de una historia de sostenibilidad más amplia. A medida que la proliferación de los centros de datos continúa e incluso se acelera, especialmente en el espacio de hiperescala, estos proveedores de servicios en la nube y coubicaciones se enfrentan a un mayor escrutinio por su consumo de energía y agua. La amplificación del debate sobre el cambio climático y el cambio de los vientos políticos en los EEUU y a nivel mundial se sumarán al enfoque en la industria de los centros de datos, que representa aproximadamente el 1% del consumo energético mundial. El próximo año traerá consigo una ola de innovación enfocada en la eficiencia energética de todo el ecosistema de centros de datos.

En 2021, la economía digital en Latinoamérica continuará creciendo, al igual que la expansión de los centros de datos, pero es primordial que este movimiento se lleve a cabo de acuerdo con las mejores prácticas de sostenibilidad.

Por Bárbara Keilty 
Brand Partners
barbara@brand-partners.com.ar