Los dispositivos mediáticos tecnológicos emergen de una cultura de la participación a partir de las pantallas.


Hoy, pantallas, audiencias y educación se han convertido en un trinomio inseparable, sobre todo, si se trata de audiencias jóvenes. Cada uno de estos términos, cargados de conocimientos, historias, preguntas y desafíos, es en sí mismo todo un campo de estudio y trabajo. Es clave avanzar en un entendimiento productivo de estas categorías. Ello dependerá de una mejor comprensión de la sociedad actual. En particular de la juventud, del papel que juega la educación y de la migración de las audiencias juveniles en diversas pantallas.


Los dispositivos mediáticos tecnológicos y las diversas redes sociales emergen de una cultura de la participación a partir de las pantallas. Según algunos autores hoy se está en una "gran mutación'' que abarca lo emocional, sensorial, estético y por supuesto lo cultural. Ahora se obtiene en la búsqueda de gratificaciones, placer y diversión por diversas emociones y sensaciones propias de lo lúdico.


Las nuevas interactividades se van manifestando al lado de las viejas interacciones de espectadores y receptores pasivos. Ello sucede en especial en aquellas audiencias de América latina. Según estudios de la Fundación Telefónica 2010, de todos los niños, adolescentes y jóvenes con pantallas de este ámbito geográfico solamente el 10% son realmente creativos. Los demás son más bien seguidores, receptores activos y ,sobre todo, reaccionan a los estímulos que reciben y consumen de más productos audiovisuales que antes, al bajarlos en sus equipos y disfrutarlos en sus pantallas.


Potenciar los alfabetismos necesarios para una interlocución más animada, conformaría toda una política educativa, cultura, comunicativa y ciudadana en sí misma. Por otra parte, frente a la computadora en conexión a internet no gozamos de toda libertad como audiencias. Esto significa que hay reglas no reglamentadas para la interactividad que dificulta estar con plena libertad, condición para ser verdaderamente creativos, e innovadores.


En el libro "El cuerpo y la Pantalla'' (Michele White ,2010) argumenta que la computadora nos fija como espectadores en ella, "nos dicta'' en una posición donde el margen del movimiento corporal y cognitivo (conocimiento) está definido de antemano, o sea, no por nosotros como usuarios. Ello, es bajo estas condiciones y ciertas opciones de conexión. Es dentro de cierto marco que participamos en las diversas redes sociales. La movilidad de los televidentes frente a la pantalla del televisor, de un canal u otro, es meramente una manera de reaccionar a lo que los emisores nos ofrecen. No una manera de elegir lo que como televidentes realmente queremos. Según algunos estudios las actividades son las comunicativas como el Messenger (84%), el correo electrónico el (70%), las visitas a páginas web (75%) y las descargas de contenidos (64%).


Los jóvenes argentinos junto a los chilenos son los mayores productores de blogs (31%). Sin embargo los jóvenes argentinos se encuentran debajo de la media en cuanto producción de páginas web (8,4). Por eso hoy, uno de los grandes desafíos, es el desarrollo de competencias comunicativas, saberes y prácticas productivas. La escuela debe utilizar las tecnologías como verdaderas herramientas pedagógicas con sus alumnos. No se puede negar la era del conocimiento y la tecnología. Además, es un verdadero desafío para los educocomunicadores enfrentar una cultura realmente participativa de las audiencias, frente a la televisión y otras pantallas.


Por Yolanda Quiroga 

Especialista en educación.