A veces pienso que somos una generación muy adoctrinada, pero poco pensante. Los instantes que vivimos, tan alocados, indudablemente no ayudan a tener esa reflexión calmada y tranquila de encuentros y reencuentros consigo mismo.  


Siempre será bueno descubrir el fondo de lo que nos acontece. Servidor, con el inicio del nuevo año, se ha hecho el propósito de ganar tiempo para sí, para explorarme y meditar libremente. Se lo aconsejo al lector también.

 

Todavía no sabemos apreciar el camino de nuestros predecesores, y aún mucho menos custodiar su gran sabiduría, los principios y valores que nos han hecho grandes en otras fechas. Sólo hay que detenerse en los cultivadores del arte y la palabra, en sus genialidades. Desde siempre la belleza ha tomado auténtico cuerpo por sí misma, y se ha manifestado como un periodo de ánimo asombroso, como una manera de avanzar por la vida, mediante un motivado temple armónico del cielo con la tierra, de lo visible con lo invisible, de la luz con las sombras.

 

Lo mismo ha sucedido con aquellos que cultivan la ciencia y la tecnología, marcados justamente por un verdadero desvelo y por un amor sincero a la verdad. Unos y otros, en definitiva, nos han esperanzado, sin grandes discursos ni protagonismos, con una labor persistente y callada. Lo fundamental de todo esto, es la gran enseñanza que nos queda, de que todos somos necesarios y de que no hace falta ensombrecer a nadie para sentirnos significativos. Es la unión, y la unidad, la que nos engrandece como especie. 


Naturalmente, tenemos que custodiar lo vivido y esperanzarnos en aquello que aún nos queda por vivir. Nuestras historias son raíces básicas para no perder la orientación. Al final, si en efecto queremos la paz, hemos de ser una familia y hemos de fraternizarnos como tal. Una sociedad que divide sin piedad alguna, que no se vincula entre sus moradores, más pronto que tarde, dejará de existir. Ese desamparo que vivimos cuando se nos separa y se nos excluye de una tierra, de un pueblo o una ciudad, de una familia, aparte de dejarnos sin horizonte, además nos deja decaídos hasta morirnos en el dolor. Ya lo decía en su época el inolvidable novelista francés, Víctor Hugo, allá por el siglo XIX: "El infierno está todo en esta palabra: soledad"; y cuánta razón hay en ello, puesto que todos tenemos una necesidad humana de compartir cosas, de vivir en comunidad, de ser para el grupo la gran compañía, el gran sustento más allá de cualquier egoísmo. Desde luego, no es fácil donarse en este mundo de intereses que vivimos, quizás como los Magos de Oriente tengamos que cambiar de ruta, y no conformarnos con la mentalidad reinante, sabiendo que cada momento, igual que cada uno de nosotros, es único e irrepetible. 


Precisamente, es en esta complementación de realidades, cómo descubrimos que son las relaciones entre las personas lo que da sentido a nuestra existencia. 


Precisamos sentirnos dueños, artífices de uno mismo en alianza con los demás, algo que es tan necesario como urgente. Ahora bien, nos merecemos salir erguidos y con la cabeza alzada, con la mano tendida, pero con la mirada firme, como el caso de las gentes positivas, que ven siempre el vaso medio lleno y nunca medio vacío.

Venga, en consecuencia, a nosotros ese estimulante vital muy superior a la buena estrella. Al fin y al cabo, todo hay que trabajarlo. O sea, ¡ganárselo!