Conocí el sepulcro del exdictador español Francisco Franco cuando acompañé, como periodista, en una visita a San Lorenzo del Escorial, Comunidad de Madrid, al conde de Barcelona, Juan de Borbón y Battenberg, padre del entonces rey Juan Carlos de Borbón y Borbón. "Hijo de rey, padre de rey, jamás rey+, don Juan no acudió al Escorial a venerar al hombre que impidió su llegada al trono de España, sino por razones familiares. Sin embargo, nadie pudo evitar que se acercara a conocer el polémico lugar. Como hemos leído en la historia de España, esta obra, que dio base a la que sería la tumba del autócrata que gobernó con mano de hierro los destinos de esta nación entre 1936 (Guerra Civil) y 1975 en que murió, la mandó construir él mismo utilizando como obreros a los prisioneros políticos provenientes del bando derrotado en la Guerra Civil española que tuvo lugar entre 1936 y 1939. El Valle de los Caídos, que así se llama el lugar, fue construido entre 1940 y 1958, en el valle de Cuelgamuros, municipio de San Lorenzo de El Escorial, a 40 km del centro de Madrid. Pensado para conmemorar la citada contienda fratricida, es considerado "exaltador'' de la dictadura franquista, aunque se buscó en los años 60 que sirviera también de reconciliación entre los españoles de ambos bandos que combatieron en aquella conflagración.

 

El Valle de los Caídos, construido entre 1940 y 1958, destino de los restos de Franco.

 

Me permito contar una anécdota que tuvo lugar en 1994 cuando tuve que acudir de urgencia hasta el lugar porque circulaba un rumor de que se estaba "abriendo la tumba+ del dictador. Cuando llegamos, con el equipo de la agencia Europa Press área Reportajes, comprobamos que sólo se trataba de una pequeña fisura de la gran placa de mármol que cubría la tumba a nivel de piso. Sin embargo, la novedad fue título importante el 20 de noviembre, aniversario de la muerte de Franco. Ahora, a casi 43 años de aquel día, el gobierno socialista de Pedro Sánchez, ha decidido exhumar y trasladar el féretro con los restos del dictador hacia un lugar común en el panteón familiar del cementerio de Mingorrubio (pueblo madrileño del barrio de El Pardo, cercano a donde vivió la familia Franco), donde se encuentra su esposa, Carmen Polo. El presidente español propondrá a la Cámara de Diputados la exhumación de estos restos mortales para lo cual habrá que levantar una losa de granito de 1.500 kilos. La medida podría cumplirse este mes, tiempo de vacaciones de verano en España, sin que se hayan podido impedir las polémicas. En la prensa, pero sobre todo en la redes sociales, se han leído mensajes como "El Valle de los Caídos no se toca'', de parte de simpatizantes de derechas, así como otras contra la figura del dictador y a favor de su remoción fúnebre. El sitio histórico, que es controlado por Patrimonio Nacional de España, ha recibido desde 1990 en que se tiene registro, entre 150.000 y 500.000 visitantes al año. También están enterrados en El Escorial, cerca de Franco, José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española, partido de corte fascista que apoyó a Franco, el citado Juan de Borbón, abuelo paterno del actual rey Felipe, y 33.872 combatientes en la Guerra Civil pertenecientes a ambos bandos.


No es la primera vez que se intenta este traslado, aunque en esta ocasión parece que se concretará la "mudanza'' postrera de quien fuera llamado "generalísimo de los tres ejércitos de España'' durante cuatro décadas. 

 

 

Por Luis Eduardo Meglioli   Periodista.