El grito de golben la voz del relator, nos llevaba a la cancha.


Hace unos días, la radio en Argentina cumplió 100 años. Mucho se ha dicho y escrito sobre el tema. Voy a hacer mi pequeño aporte. Por un lado, contaré que fuimos con mi hermano Edgardo, muy amigos de Víctor Hugo Nuche, por cuyos méritos como funcionario municipal, de carrera, se ganó el homenaje, post morten, de que una arteria importante llevara su nombre. Le contaba a Edgardo que su padre, don Juan Nuche, había tenido decidida participación en la idea y armado del proyecto de la familia Graffigna de lo que sería LV1 Radio Colón. Nuche, padre, nacido en Buenos Aires, vino con Ferrocarriles Argentinos a San Juan y fue contratado por los Graffigna, primero como técnico en la bodega, y luego en la instalación de la radio. Sus conocimientos eran vastos en el tema, y Colón alcanzó a ser una de las emisoras con mayor alcance en el interior del país. También fue primer presidente del club Graffigna, hoy Colón. Hecha esta breve mención de quien fue don Juan Nuche, quisiera referirme a lo que fue la radio para nosotros, que pertenecemos a la generación de cuando aún no llegaba la televisión a nuestra provincia. La radio fue nuestra gran compañera. Si es en música, no me perdía los programas de "Alero Huarpe" del eterno Jorge Darío Bence, al que escuchaba junto a mi abuelo, gustador de la música cuyana. Mi madre se acompañaba en sus tareas con el "Moscardón Mañanero", de Guillermo Grau. y, los domingos por la mañana, era habitual escuchar a Alberto Vallejos, y su "Pandilla del tío Melchor". Los radioteatros por la tarde eran infaltables. Oscar Donaire, Alberto Vallejos, Sarita Valle, eran algunos de sus animadores. A principios de los años 60, se jerarquizó la buena música con la incorporación de un joven chileno, Lucho Roman, que ocuparía un lugar destacado. A fines de es y a fines de esa década aparecieron Mario Pereyra y Rony Vargas, que le dieron un salto de calidad enorme en la radiofonía sanjuanina, después consagrados en el ámbito nacional. Pero mi oído estaba muy afinado para los programas deportivos. "Páginas de oro del deporte sanjuanino", con los camaradas Aburnio Verd, Mario G. Siri y Jesús Ernesto Cepeda. La "Voz del deporte", con el equipo de Néstor Antonio Gahona, que entre otros componían Jorge German Ruiz, Enrique Domingo López y Pedro Mauro Nappa, siendo muy recordado el "Aperitivo dominical con los deportes", a la hora del almuerzo y antes del "Fútbol con Fioravanti".


"La voz de la cancha" que comandaba Eduardo Guido Cialella, con su hermano Juan Vicente, y Carlos Meni, en los relatos. Tuve ocasionalmente el gusto de participar en su programa "Mesa redonda de los deportes", los domingos, luego de jugada la fecha. Meni y Ruiz eran los relatores en ambas radios, Colón y Los Andes, hoy Sarmiento, respectivamente. Luego, a fines de los 60, aparecería una dupla que marcaría a fuego las transmisiones de Colón, Hugo Rodríguez y Néstor Páez, con un gran equipo de los que recuerdo a Horacio Lucero, Guillermo Pereyra, y otros que huyen de mi memoria. Relatores del ciclismo de aquella época dorada, Rodolfo Mereles, "Ruedero", y Oscar Vega Mestre. Como siempre pasa, queda mucha gente en el tintero y pido disculpas por esas omisiones, en este pequeño homenaje a la radiodifusión sanjuanina.

Por Orlando Navarro
Periodista
Ilustración: Rodolfo Crubellier