¡Muy bien por San Juan!, turísticamente hablando, ya que según estadísticas las plazas hoteleras han estado completas y el turista se fue contento con las sopaipillas y el yerbiadito, además de la punta de espalda, (que manchó la peatonal con grasa del asador) y que además hubiera sido bueno con un relato del porqué nos representa este bocado tan sanjuanino. Muy buena la música y quienes se adhirieron bailando, pero no adecuada para los días de Semana Santa, que es cuando hice esta evaluación.

 

El turismo ciudadano, un recurso para no desaprovechar.


Ahora bien, ¿conversaron con el turista? Para saber si volverían a la provincia y por qué lo harían, ya que ésta es la forma de evaluar. Porque podemos haber ido a un sitio y no entusiasmarnos en querer volver o promocionarlo.


Yo sí pregunté y evalué, aprovechando que tengo contacto directo con ellos. Y ¿qué me respondían? "¡Felicitaciones, San Juan!, qué bella provincia tienen, qué paisajes, qué ciudad, qué Sol y su gente qué amable, atentos...''.


Eso si, nadie me habló de servicios o actividades realizadas, solo una persona que realizó las caminatas por los sierras de Zonda, con algunos inconvenientes, pero que vio algunos detalles muy buenos, como el arreglo de la Cabeza del Indio. También admiró la Ruta Interlagos y quedó maravillada, pero nada más. Esto me dio la impresión de que muchas de esas personas no recorren en la ciudad sitios históricos y culturales. Por ello, me agrada la nueva propuesta de la Municipalidad de la Capital, consistente en vender el turismo de la ciudad, que es la que hasta hoy poco se promociona. Lo que sí creo es que se debe hacer sin errores, ya que no es bueno el recorrido propuesto porque deja sitios importantes fuera y no se ha aclarado la movilidad a utilizar. Debemos tener en cuenta que nuestras calles tienen arboleda baja.


Respecto de la promoción de la provincia quiero aportar una opinión muy personal: Debemos dejar de lado la Fiesta del Sol. Hace dos años perdió su identidad como tal. Consulté a un turista y no tenía ni idea. No sucede lo mismo con la Fiesta de la Vendimia de Mendoza, que por el mantenimiento de su temática central "es la gran fiesta". Creo que a pesar del esfuerzo que se hace debemos ir pensando en otra Fiesta del Sol.


Pensando en la promoción de San Juan hay algo más para ofrecer: si bien están de moda las actividades físicas, hay paisajes, rincones, valles, historia, a las que sólo se las conoce observándolas o tomando contacto con ellas. Es lamentable que no se promocione el desierto, su transformación por el hombre con nuestro sistema de riego tan importante y la tecnología que emplea y los beneficios y por ello los productos regionales que puede degustar y adquirir, es el valor agregado y el Sol que le da el sabor a nuestros frutos.


En ninguna promoción figura la gente de San Juan, el cómo somos, el cómo hablamos, cuál es nuestra identidad, los determinismos que nos identifican, el por qué "lloramos+ cuando hablamos o por qué caminamos lento. Aunque ustedes no lo crean, al turista le encantan estos relatos y sobre todo cuando se refieren a temas como el de las virtudes de la jarilla.


Más allá del kayak, el surf, escalar las sierras y los dinosaurios, que nunca saben por qué les hacemos tanta difusión si en todos lados hay, a pesar de que los nuestros tienen características especiales que vale la pena relatar correctamente, en San Juan hay otras muchas cosas para decir.