Se presentó en Diputados el proyecto de la Red Federal de Familias, la alternativa al proyecto de la "Campaña por el derecho al aborto". El progreso se sostiene en el reconocimiento de los derechos a los más vulnerables.


Es la quinta vez consecutiva (la primera fue en el 2010), que este proyecto de ley de "Protección integral de los derechos humanos de la mujer embarazada y de los niños por nacer", que impulsa la Red Federal de Familias, se presenta en el Congreso.


Se trata de un proyecto que prevé una solución integradora que respeta y protege por igual los derechos de los dos integrantes del binomio madre-hijo, esencialmente iguales en dignidad e igualmente valiosos.


El expediente (324/2018) ingresó con el número máximo de firmas que puede tener reglamentariamente la presentación inicial (15), pero muchos diputados van a adherir en los próximos días. Recodemos que en el 2016 se tramitó como expte 2452 y fue firmado por 68 diputados. El progreso se sostiene en el reconocimiento de los derechos a los más vulnerables.

Se impulsa el progreso social a través de la tutela básica del derecho humano esencial de toda persona humana a vivir y nacer de forma digna sin discriminar por sus orígenes.

Ofrecemos a continuación el análisis del proyecto que, en el anterior período parlamentario, realizó Ludmila A. Viar, para el Centro de Bioética-Persona y Familia:


Es una alternativa de fondo que, en lugar de promover el aborto, impulsa acciones legales para garantizar derechos preexistentes de la mujer embarazada y el niño por nacer, aportando respuestas para quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad.


Este proyecto no sólo protege el derecho de la persona por nacer desde la concepción, en concordancia con lo establecido en los arts. 33, 29 y 75 incisos 22 y 23 de la Constitución Nacional y el art. 19 del Código Civil y Comercial, sino que se le brinda a la madre una serie de beneficios que le permiten el desarrollo de un embarazo seguro.


En este sentido el proyecto considera a estos derechos de la madre y el niño por nacer como de orden público, de forma tal que no pueda existir contrato comercial posible o acuerdo de partes que intente reducirlos a materias disponibles en desmedro de los más débiles y vulnerables. El proyecto se propone una tutela legal plena de la dignidad humana reflejada en la madre y el niño por nacer.


Esta iniciativa es un claro camino hacia la colocación de los bienes jurídicos protegidos, la dignidad y la vida, tanto de la mujer como del niño, en el peldaño más alto de protección y seguridad jurídica. Además, busca comprometer al Estado, es decir a la sociedad toda, a sostener y promover el acceso a una atención integral de la mujer así como del niño a través de la ampliación de facilidades de acceso de medios no sólo médicos, sino también económicos y psíquicos. El proyecto busca reducir la brecha entre la mujer que se encuentra en estado de vulnerabilidad y la que no, proveyendo un sistema de contención de la misma.


La teleología de este proyecto puede leerse como un blindaje legal que evita cualquier tipo de discriminación, descartando cualquier clase de selección humana por sus rasgos genéticos o biológicos. Es así como se tutela la igualdad de todos sin estimar ni determinar la existencia de seres humanos mejores que otros por sus cualidades físicas.


Queda patentizada la búsqueda de evitar cualquier tipo de eliminación sistemática silenciosa de personas humanas por razones eugenésicas o sociales.



Por la Lic. Mónica del Río  - Notivida.org. [email protected]