Comediantes y caricaturistas políticos están en su mejor primavera. Hace rato que una personalidad de tan alto nivel, no apiñaba tantos atributos juntos para la mofa: Peinado caricaturesco; actitud enérgica, dominante e intempestiva y declaraciones tan fuertes como jocosas y delirantes. 


Trump despierta creatividad copiosa. Ataca, contraataca, se desdice, alaba con adjetivos de novela barata y ataca de nuevo con epítetos y naturalidad asombrosa. En sus primeras semanas tiró dardos a medio mundo. Calificó a migrantes latinos de asesinos, a musulmanes de terroristas, a periodistas de deshonestos y a espías de falsear noticias. No recibió al presidente mexicano, le cortó el teléfono al primer ministro australiano, calificó de aburrida al canciller alemán y al juez federal que paró en seco las visas de entrada para refugiados, lo responsabilizó por cualquier atentado que suceda en el país. Criticó a la CIA y a la OTAN; luego les tiró flores, culpando a los medios por descontextualizarlo. 


Todo este cambalache presidencial es munición e inspiración para los comediantes. El programa Saturday Night Live hace décadas que satiriza con astucia a los políticos, pero nunca tuvo ratings tan sostenidos como ahora con el excepcional Alec Baldwin en el papel de un tozudo y aniñado Trump. El presidente aparenta a ser de teflón ante las críticas y protestas que generan sus medidas, así sea de mujeres enojadas o inmigrantes rechazados. Pero para quien siempre ha cuidado cada detalle de su imagen y marca personales, desde la recepción de hoteles y edificios hasta los complejos de golf que llevan su nombre, le resulta difícil asimilar ataques directos a su peinado, a su forma de hablar o las parodias contra el Gabinete. 


Trump puede amilanar a muchos, pero los comediantes, siempre a la caza de defectos y debilidades, usan los ataques para redoblar la apuesta. Para los caricaturistas políticos, que usan un humor más burlón e irreverente, también es un lienzo en blanco para mensajes que en pocos trazos dicen mucho. El más potente fue la tapa de la revista alemana Der Spiegel. Un comic de Trump sostiene la cabeza de la Estatua de la Libertad, todavía sangrante, a la que acaba de degollar. 


La sátira, que hace un paralelo de Trump con los extremistas islámicos y ridiculiza su política antinmigrante, generó varias amenazas contra el caricaturista Edel Rodríguez, un refugiado cubano que llegó a EEUU con el éxodo del Mariel. Aunque para sorpresa, la ilustración no generó la controversia de la caricatura del New York Post que ridiculizó a Barack Obama como un chimpancé asesinado a tiros por la policía. 


Más allá de las características y el contexto, la ventaja de la parodia y la sátira políticas es que no están limitadas por la realidad y la autenticidad como los géneros tradicionales del periodismo. Explotan la exageración, el sensacionalismo y el impacto, los mismos atributos que Trump maneja con destreza. 
Esta igualdad de propiedades excesivas que comparten Trump y la burla política, quizás sea el antídoto que termine por controlar y serenar al Presidente, algo que todavía no han logrado otros presidentes, jueces, periodistas ni dirigentes de la oposición. 

 

Trump fuente de inspiración de la sátira política.