El Gobierno anunciará hoy a las 13 que llegó a un acuerdo con los sectores de electrodomésticos y electrónica para un congelamiento de precios de celulares, televisores, aires acondicionados y microondas hasta después de las elecciones.

Los precios congelados serán los que regían para esos productos al 1° de este mes. El congelamiento durará, en tanto, hasta el 31 de octubre.

Sin embargo, en una argentina volátil –sobre todo cuando se acerca a las internas y se termina la liquidación de la cosecha–, el Ministerio de Desarrollo Productivo, que dirige Matías Kulfas se comprometió a avalar “ajustes” desde junio teniendo en cuenta la evolución del tipo de cambio y los precios internacionales de los insumos que utiliza la industria. Habrá además una evaluación mensual de los precios de los productos, cuyos datos quedarán registrados en el Sistema Informativo para la Implementación de Políticas de Reactivación Económica (SIPRE) de Paula Español.

La Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte), que será quien suscriba el convenio con el Gobierno, se comprometió a garantizar al abastecimiento de sus productos. Desarrollo Productivo firmará que trabajará para reestablecer la participación de los teléfonos celulares en el Ahora 12, comenzando con los equipos de gama baja (cuyo precio sea igual o inferior $50.000),

El acuerdo se fundamenta en “las presiones sobre los precios que impone la recuperación económica, sumada a la tensión que acompaña un escenario internacional marcado por el alza de precios de insumos difundidos en todas las cadenas de valor y considerando la importancia que estos productos tienen en el desempeño y potencial de la industria nacional”.

Congelamiento de alimentos

Ayer hubo más reuniones reservadas. Mientras se ajustaban los acuerdos con electrónicos y electrodomésticos, los industriales de la alimentación encabezados por Daniel Funes de Rioja, presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) y nombre que suena cada vez más fuerte para dirigir la Unión Industrial Argentina (UIA), pidieron acceso a financiamiento barato para las golpeadas pymes del sector. De otro lado, Kulfas se mostró muy comprensivo y prometió trabajar en algunas soluciones. Pero exigió una condición: estabilidad de precios para los alimentos.

Del encuentro participaron además el secretario Pyme, Guillermo Merediz, y su segunda. Del otro lado estuvieron Funes de Rioja, su segunda en la Coordinadora, Carla Martín Bonito; Alejandro Bestani, que preside el departamento Pyme de Copal y el empresario Gustavo Lazzari. “Fuimos a pedir por el financiamiento de las pymes vinculado al capital de trabajo y sobre las deudas que les quedaron en 2018 y 2018 por las tasas elevadas del macrismo”, señaló uno de los presentes en el encuentro. “Durante el año pasado fuimos al Banco Central, al Nación, al BICE, y a la banca privada y, por temas normativos, no podíamos acceder al crédito. Fue una reunión muy positiva, va a tener continuidad y esperamos coronar con algún resultado. Encontramos comprensión”, dijeron.

“Nos prometieron resolver el endeudamiento viejo lanzar préstamos para capital de trabajo nuevo, si manteníamos el compromiso de estabilidad de precios para algunos de nuestros productos”, contó otro empresario de ese sector.