La compleja situación de la fábrica de carburo Electrometalúrgica Andina, por los altos costos internos y la pérdida de competitividad para exportar sus productos; se vio agravada ahora por un cambio de reglas desde el Gobierno nacional, que determinó el regreso de las suspensiones para todo su personal directo. Sucede que la estatal YPF achicó este año el cupo que entregaba de carbón residual de petróleo y además subió el precio, lo que impide a la fábrica sanjuanina contar con suficiente materia prima para el encendido de sus tres hornos, que ahora están apagados.


Eso es lo que motivó ayer, tras una audiencia en la Subsecretaría de Trabajo, que los directivos de la fábrica y del gremio de los Químicos acordaran que todo el plantel de trabajadores de 300 personas inicien desde hoy, y hasta fin de mes, un plan de suspensiones rotativas para trabajar en tandas, con lo cual van a cobrar el 60% del salario. "La situación es difícil para la empresa pero todos trataron de poner un granito de arena para sostener los puestos laborales'', dijo el subsecretario de Trabajo, Roberto Correa Esbry. Por su parte, el secretario General del Sindicato Obrero Químico, José Gordillo, destacó que se haya podido mantener al menos, el pago de una parte importante del salario y que a los fines de las suspensiones se implementó que los días sean corridos, no hábiles; ya que en planta fabril se trabaja sábados y domingos. Si bien por ahora las medidas son hasta fin de mes, la incertidumbre entre los trabajadores está presente.

 

Es que si bien se estima que se puede llega a prender un horno en lo que resta del mes, también temen que si no ingresa más cantidad de carbón residual de petróleo, tendrá que volver a apagarse en 7 o 10 días y por ende, extenderse las suspensiones. En lo que va del año la firma ya agotó la instancia de adelantar vacaciones al personal. Según informó Gordillo, ayer se le elevó un pedido al gobernador Uñac, a través de sus funcionarios del área de Industria, para que le pida a la Nación un cupo mayor y que mantenga el precio. "'Ojalá se destrabe el conflicto, somos optimistas de que el gobernador lo pueda arreglar pero el futuro es incierto, no sé después de fin de mes que podrá pasar'', dijo Gordillo. El gremialista no pudo evitar que sobrevuele el fantasma de lo que pasó recientemente con la autopartista ITEC. Esta empresa sucumbió ante las importaciones y terminó cerrando a principios de enero, con un proceso de quiebra que dejó a los trabajadores sin cobrar siquiera la indemnización. Aunque tienen causales diferentes, el destino unió la historia de ambas empresas cuando en octubre del año pasado, el propio Uñac cerró un acuerdo para ITEC y Electrometalúrgica Andina con el ministro de Trabajo Jorge Triaca y logró aportes estatales para los trabajadores de ambas firmas, como forma de sostener el empleo en momentos donde las dos atravesaban crisis internas poniendo en peligro los puestos laborales. En el caso de EMA fue un Repro Express que otorgó 3.000 pesos a cada uno de sus trabajadores. Gordillo informó que el problema ahora es que el cupo de carbón que envía este año YPF "alcanza para dos o tres días nada más, y es muy costoso prender un horno por ese poco tiempo''. Para colmo, el carbón vegetal proveniente de Chaco, que en parte podría suplirlo, no se consigue a causa de las inundaciones sufridas en esa zona del país. Pero aseguran que el tema más grave es el de YPF, ya que liberando el cupo se solucionaría el problema. 

 

60 Por ciento del salario cobrarán en el mes de marzo los casi 300 trabajadores de la fábrica de carburo Electrometalúrgica Andina, por estar suspendidos. En el gremio dicen que ese porcentaje alto fue lo más difícil de lograr.

 

Las reuniones de ayer

En la mañana se realizó una audiencia en la Subsecretaría de Trabajo donde se acordó implementar suspensiones recortando una porción del sueldo. Esa oferta se llevó a los trabajadores en la fábrica y pasado el mediodía recién se firmó el acuerdo.