La industria del vino pidió hoy al Gobierno nacional que sus productos dejen de estar en la listas del programa Precios Máximos.

Bodegas de Argentina, la entidad que nuclea a más de 200 bodegas de todo el país, dijo que desde que rige el citado programa, "justificado debidamente en su momento por la situación inédita de la pandemia", esta industria asumió el compromiso como actividad esencial de acompañar al Gobierno nacional" y que el sector ahora necesita que los precios de esos productos queden liberados.

En base a la información suministrada por el Gobierno en la página oficial de Precios Máximos, en la provincia de Buenos Aires la cantidad de productos vitivinícolas suma alrededor de 40.

La entidad señaló que desde que empezó el plan a fines de marzo pasado, el Gobierno "solo autorizó dos aumentos de cuatro y seis por ciento".

Al argumentar el pedido para que estos productos salgan de la lista, los empresarios dijeron que las bodegas sufrieron "un incremento de costos sideral que ya resulta imposible no trasladar gradual y prudentemente a precio en góndola".

"Agravado ello también por la acumulación de cinco años consecutivos de pérdida de ingreso real debida a la incapacidad de nuestra industria de incrementar precios lo suficiente para compensar la inflación acumulada", agregaron.

En su análisis, Bodegas de Argentina apuntó que los insumos secos (envases, cajas, cartón, corchos, cápsulas, etiquetas) aumentaron hasta 40% desde marzo 2020 y el vino como insumo para embotellar más de 250%, entre otras cuestiones.

"El incremento del costo del vino, que es verificable en las estadísticas de la Bolsa de Comercio de Mendoza, se debe a razones ajenas a nuestras bodegas, como las contingencias climáticas que han causado mermas importantes en la producción, y hace particularmente difícil continuar acompañando la política de control de precios", señalaron.

Por último, Bodegas de Argentina manifestó su compromiso de "aumentar los precios gradualmente, especialmente de los vinos más económicos", en el caso de que las autoridades tomen en cuenta la solicitud realizada.

El vicepresidente de Bodegas de Argentina, Francisco Do Pico, dijo a Télam que alrededor del 98% de los vinos que formaron parte del programa a fines de marzo pasado, permanecen aún en la lista.

"Solo deslistaron en noviembre y enero 80 vinos que cuestan mas de 600 pesos, y no son representativos del consumo de la gente. Los vinos genéricos que representan el consumo masivo, y los varietales jóvenes que en marzo tenían un valor de alrededor de $300 siguen 'congelados'", finalizó Do Pico.