Según cifra oficiales el mercado del vino en la Argentina cayó un 5,4 % en promedio lo que representa la pérdida de 50 millones de litros en ventas. Un número preocupante si le añadimos que en el 2016 los argentinos dejaron de comprar 80 millones de litros. Es decir, 130 millones de litros en dos años es una cifra que representa aproximadamente dos meses de despachos de las bodegas.

Y esto trae aparejado vino que sobra y por ende bajos precios para los productores. Con estos números el negocio cierra solo para algunos y deja fuera a muchos.

La pérdida de mercado por la cerveza ya no hace falta explicarla. Esta frente a nuestros ojos todos los días. Estamos en menos de 20 litros de consumo de vino por año y por habitante. Si no adaptamos el producto VINO a los consumidores del 2018 la caída en dos años llegará a los 15 litros sin ningún obstáculo. No estoy diciendo nada nuevo. Una verdad que duele pero hay que decirla a los cuatro vientos: la cerveza nos está dando una "paliza por goleada" en términos del fútbol y muchos parecen ya resignados a que el resultado se revierta. Empecemos por pagarle precio digno a los productores si no queremos terminar con el trabajo de peones de finca y de bodegas. No aprovecharse de esta situación y de una abundante cosecha para recibir camiones de uva sin determinar precios siquiera y "veremos cuándo y a cuánto se la pagaremos" , como señalan los grandes especuladores y formadores de precios. Así, empobreciendo a los viñateros, la "guerra" seguro la gana la cerveza. Comparto aquí un informe preocupante que nos ilustra muy bien la actual situación.

Informe Kantar Worldpanel

El mercado de vinos perdió 6% de su volumen en 2017 respecto del período previo. De este modo, concluyó por tercer año consecutivo en baja, según un análisis de la consultora Kantar Worldpanel y que publicara recientemente el sitio El Profesional y también por el portal Area del Vino.

De acuerdo con el análisis, en el mismo lapso, el mercado de bebidas con alcohol en general creció 5%, principalmente de la mano de las cervezas, cuya categoría recuperó el volumen perdido en 2016, en gran medida porque sus precios evolucionaron un 16% por debajo del promedio.

El menor volumen para la categoría de vinos se debió a la constante disminución en su base de compradores, llegando al 64% de la población.

"Esto implica que en tres años, casi el 4% de la población argentina dejó de comprar vinos durante el año, a diferencia de cervezas, que logró recuperar compradores", afirmó Carolina Nuñez, gerente de Nuevos negocios en Kantar Worldpanel.

Además, los hogares que continuaron comprando la categoría redujeron su consumo promedio en 1,5 litros, llegando a un consumo por hogar de 39,5 litros en el año.

Un dato que genera alerta en la industria vitivinícola es que, durante el 2017, más del 95% del volumen que perdió la categoría de vinos, fue transferido al mercado de cervezas.

La transferencia de volumen de cervezas a vinos tuvo foco principalmente en la mitad de la pirámide socio económica, medio bajo y bajo superior, que representa el 61% de la población y qué además, son los hogares más atentos a los movimientos de precios", amplía la consultora.

Según el informe, el único nivel socio económico en el cual los vinos recuperaron volumen y por ende compradores, fue en el bajo inferior.

"Sin embargo, es necesario tener en cuenta que este nivel había perdido el doble de volumen durante el 2016, llegando a su punto mínimo mucho antes que el resto de los hogares. Por esto, a pesar de su recuperación, aún tiene un largo camino para llegar al mismo nivel de hace dos años", señaló Nuñez.

"Esto es una muestra de la recuperación de la base de la pirámide vista a nivel total canasta. Ya que no están remplazando un producto por el otro sino retomando hábitos resignados en años anteriores", completó.

En paralelo a esta cuestión coyuntural, está impactando un factor más preocupante para la industria: los cambios de hábitos.

Según datos de Bodegas de Argentina, en 1980 se consumían en el país 80 litros de vino per cápita, mientras que hoy día ese nivel no llega a superar los 20 litros.

 

Menos consumidores

20 litros de vino por año y por habitante o menos es el consumo actual. Si no se adapta el producto a los consumidores del 2018 la caída en dos años llegará a los 15 litros.

 

Perdedor

6 por ciento perdió en volumen el mercado de vinos en Argentina en 2017 respecto al 2016. En igual lapso el mercado de bebidas con alcohol creció 5%, de la mano de las cervezas.