Los establecimientos privados de salud dicen que entraron en crisis tras la gran devaluación producida hace 15 días, paralizaron inversiones y está en riesgo el servicio. Pidieron audiencia con el Ministerio de Salud para buscar soluciones.


Los dueños de las clínicas y sanatorios privados de la provincia denunciaron que el sector atraviesa una "situación alarmante" luego de la estampida del dólar y devaluación del peso sucedida tras las PASO, que obligó a frenar las inversiones que venía realizando el sector y puso en estado de riesgo la prestación del servicio de salud debido al salto de costos por los insumos dolarizados. Dicen que los incrementos trepan al 30% promedio, que actualmente están trabajando a pérdida y que esperan hablar "urgente" con las autoridades sanitarias de la provincia para encontrar una salida que convenga ""a ambas partes" para que no se resienta el servicio. 

El sector de la medicina privada sanjuanina es uno de los pocos que venía evidenciando en los últimos tiempos una ola de inversiones en infraestructura y tecnología (ver Farmacias piden...) de la mano de créditos blandos del Gobierno, situación que ahora está paralizada por el contexto económico. ""Se ha frenado todo tipo de inversiones, hay un impasse hasta ver cómo sigue la economía del país. Vamos a esperar un poco para volver a arrancar", aseguró Miguel Rodríguez, presidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de San Juan (Aclisa), que nuclea a 26 instituciones en la provincia. La entidad emitió un comunicado denominado "La salud en las urnas" en alusión a la crisis que estalló tras la fuerte devaluación luego de las elecciones, donde detallan que se encuentran en una ""situación alarmante frente al serio riesgo de no poder cumplir con los compromisos asumidos con los financiadores y nuestros pacientes", y señalan que corre peligro ""la prestación del servicio de salud a la población a la que asistimos". Agregan que las clínicas nucleadas en Aclisa, ya venían funcionando en un "delicadísimo equilibrio", para cumplir con lo convenido con los financiadores pero que ahora ""los costos superaron toda previsión y la escasez de stock atenta contra las prestaciones". 

El profesional dijo que se ha solicitado en forma urgente una audiencia con autoridades del Ministerio de Salud para acercar posiciones y buscar salidas a la crisis, sobre todo con la Obra Social Provincia que es la principal financiadora de las clínicas privadas y la que marca el camino para el resto de obras sociales. Desde la cartera de Salud informaron que saben del problema pero que aún no tienen fecha para el encuentro. ""Debemos ver de qué manera hacer un menú prestacional distinto al que está en vigencia, acortando plazos" dijo Rodríguez, y opinó que aunque subir la cápita por afiliado ""sería una solución", no cree que la OSP ""pueda en este momento pensar en un aumento arancelario tan importante como la suba que han tenido los medicamentos, las prótesis y todos los insumos que están dolarizados". Mencionó que el impacto es mayor en las áreas críticas como diálisis, terapia intensiva y cirugía cardiovascular, donde se ocupa mucho insumo dolarizado. Al respecto, el interventor de la OSP, Javier González, dijo que no están ajenos al contexto pero que tienen una limitación natural de fondos y están abocados ""a tratar de cubrir en lo que podamos" el aumento superior a la canasta básica registrado en medicamentos, prestaciones medicas, quirúrgicas, sanatoriales y bioquímicas. Dijo que en la OSP hay espíritu de colaboración y entendimiento ante la crisis pero que una suba de la cápita es un evaluación política que escapa a su decisión. Un dato que destacó es que la OSP no tiene reintegros como las obras sociales sindicales, y que si bien presta servicios a 147 mil afiliados, se nutre sólo con los ingresos de 111 mil activos. El resto son pasivos y los que mayor gasto representan.

  • Un rubro que invertía fuerte

Un informe publicado por DIARIO DE CUYO el pasado 9 de junio develó que los últimos tres años las clínicas y sanatorios privados sanjuaninos encabezan una inédita ola de inversiones para ampliar sus instalaciones, incrementar el número de camas, brindar más servicios, incorporar tecnología de última generación y producir al menos un 30% más de empleo. Este "veranito" inversor se debió principalmente a los créditos sectoriales que otorgó el Gobierno a tasa subsidiada a través del Fondo de Financiamiento de Inversiones Productivas -Fondefin- que ejecuta la Agencia San Juan de Desarrollo de Inversiones (ASJDI). Esa línea otorgó $64,3 millones en créditos a 27 centros de salud, que con las contrapartes alcanzan los $100 millones.

 

>> Farmacias piden acortar plazos

Los farmacéuticos fueron los primeros en salir a dar la voz de alerta el pasado 15 de agosto, luego de las subas inmediatas de entre un 7% a un 15% que sufrieron los medicamentos tras la corrida cambiaria y la devaluación. La Asociación de Propietarios de Farmacias salió a pedir a la Obra Social Provincia y al PAMI que acorte lo plazos de pago a los establecimientos para poder hacer frente a las facturas de los laboratorios que otorgan sólo 15 días para cancelar. La entidad advirtió que si no se acortan los plazos -que van de 45 a 60 días- podrían llegar a suspender las prestaciones y manejarse con el sistema de reintegros. Esta modalidad implica que el afiliado deberá abonar los remedios a la farmacia y pedirle, ya sea a la OSP o el PAMI, que les devuelvan el dinero.