Miguel Angel Pesce es oficialmente nuevo presidente del Banco Central (BCRA). En sus primeros días de gestión debe resolver temas urgentes como el nombramiento de su directorio y definir temás calientes como por ejemplo decisiones relacionadas al cepo.

Sin embargo, entre las propuestas que le acercan a Pesce por estos días figura la elaborada durante la campaña y adelantada por El Cronista, la que evaluará el marco de las urgencias fiscales y monetarias que tiene el Gobierno.

Se trata de la ´Propuesta heterodoxa para movilizar el ahorro dolarizado de los argentinos'. Así se titula el documento en el que participaron más de 700 personas en el marco de 18 comisiones de los equipos técnicos del PJ.

Uno de los punto de partida de la nueva gestión es revitalizar el mercado de capitales, para que los argentinos inviertan localmente. El otro punto es que el país se desvive por atraer la inversión extranjera cuando los argentinos tienen en el exterior activos financieros por u$s 300.000 millones. El tercero más complicado es conseguir dar liquidez en dólares a esas inversiones sin afectar la balanza de pagos y sin que el riesgo sea asumido por el Estado.

Según la propuesta, el punto de partida para desarrollar el mercado de capitales en la Argentina y potenciar su desarrollo es que el Congreso autorice al Banco Central a adelantar dinero a fideicomisos de inversión que tengan como garantía recursos depositados en un trust conformado con dólares o activos líquidos en esa moneda.

Los residentes argentinos que cuentan con dólares podrán depositarlos en el trust como garantía y con ello obtener un préstamo en pesos de un fideicomiso que, por este sistema, está autorizado a recibir un adelanto del BCRA.

Dicho préstamo sólo puede ser utilizado para la compra primaria de obligaciones negociables (ON) que tengan por objeto fundamental la realización de inversiones reales. Existen mecanismos simples para asegurarse que los pesos vayan específicamente a construcción o la compra efectiva de maquinaria.

El Central recibirá por el adelanto en pesos un interés igual a los que percibe por la inversión de sus reservas,que es lo mismo que obtendría si alguien le vendiera dólares requiriendo pesos para invertir localmente. Dicha renta es equivalente a la que produzcan los activos depositados en garantía en el trust.

Los inversores podrán en cualquier momento pagar su deuda con el fideicomiso liberando la garantía del trust, recuperando sus dólares. O, al momento de cobrar el principal de las ON, devolver los pesos y también liberar las garantías pari passu. Como los dólares están en garantía en el trust, la devolución de los pesos aportados por el BCRA liberará los dólares correspondientes no habiendo diferencias de cambio entre el momento de constitución de la operación y el rescate de la garantía.

Al tratarse de una garantía, cumplida la obligación, automáticamente se libera. En cuento a los intereses logrados a través de la ON, si se desea dolarizarlos, se podrá hacerlo a través del mercado al tipo de cambio.

Este procedimiento permite que quien cuente con moneda extranjera y quiera invertir en pesos pueda rescatar los dólares que originalmente aportó en la medida que cuente con los pesos que le fueron prestados, sin verse afectado por las variaciones de tipo de cambio. Un ejemplo podría ser un proyecto de compra de maquinaria o construcción, donde una empresa decide financiarse mediante una ON. El colocador de la ON podrá a su vez constituir el trust y el fideicomiso que recibirá el adelanto del Banco Central para aquellos inversores dolarizados.

Depositados los dólares en el trust, el colocador solicitará al BCRA que adelante los pesos al fideicomiso, que serán prestados a los inversores para la adquisición de las ON. Con ese dinero la empresa llevará adelante la compra de maquinaria o construcciones. Asimismo, se evitan por este mecanismo los efectos disruptivos del ingreso y egreso en el mercado de cambios de las inversiones dolarizadas, con sus consecuencias sobre el tipo de cambio.